fbpx

El año pasado fue el de mayor debilidad para la carga aérea desde la crisis financiera global de 2009, cuando la actividad se contrajo 9,7%.

Un informe de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) muestra además que 2019 fue el primero en registrar disminución de los volúmenes de carga desde 2012.

De acuerdo con el análisis anual, la demanda medida en toneladas por kilómetro (FTK), cayó 3,3% en comparación con 2018, mientras que la capacidad (AFTK) aumentó 2,1%.

Menos volumen, más capacidad

Las cifras de diciembre muestran que mientras los volúmenes de carga se contrajeron 2,7% interanual, la capacidad aumentó 2,8%.

El desempeño de la carga aérea en 2019 se vio afectado por un crecimiento débil del comercio mundial de apenas 0,9%. El bajo rendimiento del sector también se debió en particular a la desaceleración del crecimiento del PBI en las economías intensivas en manufactura.

La disminución de la confianza de las empresas y los consumidores, junto con la caída de las órdenes de exportación contribuyeron al ajuste en los números del transporte aéreo.

La sombra del coronavirus

Aunque el trabajo señala que hay indicios de que la confianza y las órdenes de venta podrían recuperarse este año, se advierte que es demasiado pronto para decir qué efectos tendrá a largo plazo el impacto de las restricciones asociadas con la lucha contra el brote de coronavirus.

Un avión carguero en Hong Kong. Asia-Pacífico fue la región del mundo con la mayor caída en el volumen de la carga aérea transportada. Luego de la guerra comercial, el coronavirus podría hacer tambaler a la la principal región manufacturera del mundo. Foto de Andy Leung, Pixabay.

“Las tensiones comerciales están en la raíz del peor año para la carga aérea desde el final de la crisis financiera mundial en 2009. Si bien las mismas están disminuyendo, las buenas noticias no abundan ya que estamos en un territorio desconocido respecto del posible impacto del coronavirus en la economía global. Todas las restricciones que se pusieron en marcha serán sin dudas un lastre para el crecimiento económico. Y ello anticipa que 2020 será otro año desafiante para el negocio de la carga aérea”, dijo Alexandre de Juniac, Director General y CEO de IATA.

Rendimiento regional

Todos los mercados, excepto África, sufrieron disminuciones de volumen en 2019.

Asia-Pacífico retuvo la mayor parte de FTK. La proporción del tráfico de carga aumentó modestamente tanto para América del Norte como para Europa. El porcentaje de tráfico de los operadores de Oriente Medio se mantuvo estable. Y África y América latina vieron aumentar sus acciones marginalmente.

  • Asia-Pacífico. En diciembre, los operadores registraron una disminución de la demanda de 3,5% en comparación con el mismo período del año anterior. La capacidad aumentó 2,8%. Durante todo el año, los volúmenes disminuyeron 5,7%, la mayor caída de todas las regiones, mientras que la capacidad aumentó 1,1%.

Como la principal región manufacturera del mundo, las tensiones en el comercio internacional y la desaceleración del crecimiento global pesaron fuertemente en los volúmenes de carga aérea regional en 2019. Las FTK dentro de Asia se vieron particularmente afectadas (8% menos que hace un año).

  • América del Norte. Las líneas aéreas vieron caer los volúmenes 3,4% en diciembre, mientras que la capacidad aumentó 2,1%. En todo 2019, los volúmenes de carga de la región disminuyeron 1,5% en comparación con un aumento de capacidad de 1,6%.

Las tensiones comerciales y el enfriamiento de la actividad económica de Estados Unidos en la última parte del año fueron componentes clave en la disminución. La caída de 5,6% en los volúmenes internacionales interanuales en diciembre se tradujo en el crecimiento mensual más débil para la región desde principios de 2016.

  • Europa. Las aerolíneas experimentaron una disminución anual de 1,1% en la demanda de carga en diciembre, con un aumento de capacidad de 4,9%. La caída en el último mes del año fue típica del desempeño de 2019 en su conjunto, donde los volúmenes disminuyeron 1,8%, pero la capacidad aumentó 3,4%.

Una actividad más débil, incluida la economía alemana intensiva en manufactura, combinada con la continua incertidumbre del Brexit, contribuyó al resultado de 2019, que en términos de volumen de carga internacional fue el más débil desde 2012.

  • Oriente Medio. Los volúmenes de carga de los transportistas de esta región disminuyeron 3,4% interanual en diciembre, y la capacidad aumentó sólo 1,9%, la más baja de cualquier región. Esto contribuyó a un resultado anual de una disminución de la demanda de 4,8% en 2019, la segunda mayor disminución en la tasa de crecimiento de todas las regiones.

La capacidad anual aumentó apenas 0,7%. La interrupción de las cadenas de suministro mundiales y el débil comercio mundial, junto con la reestructuración de las aerolíneas en la región, fueron los principales impulsores del resultado más débil de la carga.

  • América latina. Las aerolíneas latinoamericanas sufrieron la mayor caída de la demanda de cualquier región en diciembre: 5,3%. La región también fue la única en ver una reducción en la capacidad (-3.1%).

Aunque fue la segunda zona con mejor desempeño en todo 2019, limitando su disminución en los volúmenes a sólo 0,4%, los disturbios sociales y las dificultades económicas en varios países clave condujeron al resultado internacional más débil de FTK desde 2015. La capacidad anual aumentó 4,7%.

  • Africa. Los transportistas de esta zona del mundo vieron un aumento de la demanda de carga de 10,3% en diciembre de 2019, en comparación con el mismo mes en 2018. Esto se reflejó en el sólido desempeño de todo el año que vio un aumento de 7,4% en los volúmenes de carga de África.

La capacidad en diciembre creció 10% y para 2019 en total, aumentó 13,3%. Durante el año, los volúmenes de carga aérea se vieron respaldados por un fuerte crecimiento de la capacidad y vínculos de inversión con Asia.