fbpx

La globalización no sólo sobrevivió a la pandemia sino que, todo indica, será la vía de salida para la fuerte crisis en la que el Covid-19 sumergió a la economía mundial.

Los primeros datos del Índice de Conectividad Global con el que DHL mide la globalización -basada en los flujos internacionales de comercio, capital, información y personas- muestran que si bien los flujos de personas sufrieron un colapso sin precedentes durante 2020, el resto de los índices se mantuvieron “sorprendentemente bien”.

Las corrientes de comercio y de capital se desplomaron al comienzo de la pandemia, pero ya empezaron a recuperarse, y los flujos de información digital aumentaron a medida que las personas y las empresas se esforzaban por mantenerse conectadas, señala el estudio de DHL.

La séptima edición del “Índice de Conectividad Global 2020” de DHL (GCI por sus siglas en ingles), elaborado por NYU Stern School of Business, tiene especial relevancia: se trata de la primera evaluación exhaustiva de la globalización durante el desarrollo de la pandemia causada por Covid-19.

Mejor que en 2008

El documento, que hace un seguimiento de los flujos internacionales de comercio, capital, información y personas en 169 países y territorios, muestra que a pesar del fuerte cimbronazo ocasionado por el virus, es improbable que el nivel general de conectividad global caiga por debajo de los niveles registrados durante la crisis financiera global de 2008-2009.

John Pearson, CEO de DHL Express.

En el estudio realizado por el integrador de servicios logísticos alemán, la Argentina su ubicó en el puesto 83, mejorando 9 posiciones respecto del año último; en el capítulo de comercio ranqueó 97, subiendo 11 posiciones; en el de capital se ubicó en el 60, pero sobre una base de 73 países relevados; en el de información se situó en el puesto 47.

Después de mantenerse estable en 2019, el nivel mundial de conectividad global tendió a la baja en 2020 debido a la pandemia. Sin embargo, es poco probable que caiga por debajo de niveles observados durante la crisis financiera mundial de 2008/09.

Salvo en el apartado de “Capital”, que mide los flujos de inversión y en el que la Argentina no modificó su posición, en el resto de los rubros se notó una mejora de su performance respecto del informe de 2017 que elabora DHL.

Lejos de desaparecer

Esta semana, durante la presentación global del trabajo, John Pearson, CEO de DHL Express, dijo que “la crisis actual demostró que los contactos internacionales son indispensables para mantener la economía global, asegurar el sustento de las personas y ayudar a las empresas a reforzar sus niveles comerciales”.

Pearson estuvo acompañado por Steven A. Altman, coautor del informe, investigador académico y director de la Iniciativa de DHL sobre Globalización en la NYU Stern School of Business.

“El informe muestra que la globalización no se desmoronó en 2020, sino que la pandemia transformó (al menos, temporalmente) la manera en que se conectan los países. También pone de manifiesto tanto los peligros de un mundo en el que se rompen vínculos esenciales como la urgente necesidad de lograr una cooperación más efectiva frente a los desafíos globales”, comentó Altman.

Acelerador

Para el investigador, una mayor conectividad a nivel global podría acelerar la recuperación mundial tras la pandemia, “ya que los países que están más conectados a los flujos internacionales tienden a lograr un crecimiento económico más rápido”, justificó.

Steven A. Altman, coautor del informe, investigador académico y director de la Iniciativa de DHL sobre Globalización en la NYU Stern School of Business.

De acuerdo con la opinión de ambos, aunque el Covid-19 causó trastornos en la actividad económica y la vida en todo el mundo, no logró dañar los vínculos fundamentales que conectan a los países entre sí.

“Las cadenas de suministro y redes logísticas conectadas desempeñan un papel esencial para asegurar que el mundo siga funcionando y estabilizar la globalización, especialmente en una crisis que abarca todo el planeta. Eso nos recuerda la necesidad de estar preparados para cualquier eventualidad. El reciente avance decisivo en el desarrollo de la vacuna ha puesto de relieve la importancia sistémica de una logística médica rápida y segura, dependiente de una red mundial interconectada que asegure de manera efectiva la distribución internacional”, enfatizó Pearson.”Este informe evidencia que la globalización está lejos de desaparecer”, destaca el resumen ejecutivo del informe, tras agregar que “la mayoría de los flujos internacionales se mostraron más resilientes de lo esperado” a partir del surgimiento de la pandemia.

El comercio internacional se recuperó con fuerza después de una fuerte caída al inicio de la pandemia. La proporción de la producción mundial que se mueve a través de las fronteras disminuirá modestamente en 2020

Menos viajeros

Como era de esperar, los flujos de personas sufrieron una caída sin precedentes durante 2020 como consecuencia de los confinamientos y las prohibiciones de viajar para contener la expansión del virus.

El número de personas que viajan al extranjero va camino de registrar una caída del 70% en 2020, según las últimas previsiones de la ONU.

Posiblemente, el turismo internacional no alcanzará el nivel previo a la pandemia hasta 2023..

Los flujos de capital se vieron más afectados que el comercio por la recesión de Covid-19, pero estos flujos también han comenzado a recuperarse. Las fuertes respuestas políticas de los gobiernos y los bancos han ayudado a estabilizar los mercados

Caída y recuperación

En cambio, los flujos de comercio, capital e información soportaron el embate sorprendentemente bien. El comercio internacional se recuperó con fuerza tras una caída en picada al inicio de la pandemia, y sigue siendo una tabla de salvación para las economías de todo el mundo.

Los flujos de capital se vieron más afectados.

Los flujos de inversiones extranjeras directas (IED), reflejo de las operaciones de compras, consolidación o reinversión de las empresas en otros países, podrían caer entre 30 y  40% este año, también según los pronósticos de la ONU.

No obstante, las decididas respuestas en materia de política de los gobiernos y los bancos centrales han contribuido a estabilizar los mercados.

Información digital

Los flujos de información digital han aumentado desde que la pandemia nos obligó a trasladar el trabajo, los juegos y la educación al mundo online.

Las personas y las empresas enseguida tomaron medidas para mantenerse conectadas digitalmente, disparando incrementos de dos dígitos en el tráfico global de Internet.

Cómo se hace

El Índice de Conectividad Global de DHL utiliza más de 3,5 millones de puntos de datos para hacer un seguimiento de la globalización de 169 países en el período que va desde 2001 a 2019.

El Indice mide la conectividad global de cada país en función del tamaño de sus flujos internacionales en relación con el tamaño de su economía nacional (“profundidad”) y la medida en que sus flujos internacionales se distribuyen por todo el planeta o bien de manera más localizada (“amplitud”).

Los últimos datos muestran que Países Bajos volvió a ocupar el primer lugar del ránking a la hora de evaluar los países más conectados. Singapur, Bélgica, los Emiratos Árabes Unidos e Irlanda completan la lista de los cinco primeros puestos.

La región más globalizada

Singapur lidera el Indice respecto de los flujos internacionales en relación con la actividad nacional. Asimismo, ningún país posee una distribución de flujos más global que el Reino Unido, y Europa es la región del mundo más globalizada: 8 de los 10 países más conectados globalmente pertenecen a esta región.

El Viejo Continente lidera en flujos de comercio y de personas, mientras que Norteamérica es la región número uno en flujos de información y de capital.

Holanda es el país más conectado del mundo. Singapur clasifica segundo en general y obtuvo las mejores calificaciones en términos del tamaño de los flujos internacionales respecto de su actividad doméstica. Ningún país cuenta con una mayor diversificación global de los flujos comerciales que el Reino Unido

Argentina

De acuerdo con los datos del estudio, la profundidad del comercio argentino ubica al país en el puesto 119/169, y su amplitud en el 57/169.

“Con una economía mundial atravesando la recesión más profunda en décadas, 2020 es un parámetro excluyente para medir la relación entre globalización y crecimiento. Muchos estudios señalan que las economías más abiertas a los flujos internacionales tienden a crecer más y más rápido. No obstante, las medidas restrictivas al comercio y de corte populista en muchos países, señalan lo difícil que será una rápida recuperación global de los efectos de la pandemia”, destaca el trabajo.

Una conexión global más sólida podría acelerar la recuperación del mundo de la pandemia, ya que los las economías de los países que se conectan más a los flujos internacionales tienden a crecer más rápido

La crisis sanitaria global, sin embargo, no implicó necesariamente una nueva ola de rechazo a la globalización. “Por el contrario, hay signos de una mayor cooperación internacional entre los países, e incluso, nuevos acuerdos comerciales, como el RCEP, son una señal de apoyo de los gobiernos a la integración económica y comercial de los mercados”.

“El Covid-19 no terminó con la globalización. Pero las crecientes tensiones geopolíticas son una amenaza para la conectividad global”, concluye el trabajo.