fbpx

Dossier

Nota 5 de 6

En las cuatro entregas anteriores, este dossier analizó un informe reservado que circula en el Gobierno y que revela cómo impactaría la decisión política de relocalizar las cargas que operan actualmente en Puerto Buenos Aires ante su eventual cierre.

Abunda en datos económicos duros, análisis del mercado naviero e impactos en la infraestructura, al cotejar qué representa hoy Puerto Buenos Aires y qué implicaría atender los 850.000 TEU (como base 2019) con cargas del 50% de los importadores y exportadores argentinos, que llegan en buques de más de 300 metros de eslora en servicios directos, y que ingresan y salen del puerto por accesos capaces de soportar un tráfico de 4000 camiones diarios, o en tres servicios ferroviarios activos desde el norte, oeste y el sur del país.

Obviedad subestimada

Por obvio que suene, una mayor distancia de los puertos a los centros de origen y destino implica necesariamente mayores kilómetros en camión, y así, mayor impacto ambiental por la emisión de gases contaminantes, amén de mayores riesgos de accidentes viales.

Esta obviedad no significa que el dato del impacto ambiental y la seguridad vial esté internalizado ni en la ecuación de costos logísticos de las empresas –mucho menos como capítulo de su responsabilidad empresaria– ni en la planificación política del transporte.

Si bien mitigar el cambio climático con prácticas activas de descarbonización de procesos es más común de ver en compañías globales y en economías desarrolladas, no es óbice ni le quita responsabilidad a las empresas argentinas tender hacia una producción y logística más amigable con el medio ambiente.

En tal sentido, el informe reservado también centra su análisis en este aspecto, habida cuenta de que el comercio internacional vincula mercados, y es cada vez más habitual que los clientes internacionales consideren cuestiones como la huella de carbono del producto comercializado.

Más camiones, más contaminación, más riesgo

Ambas alternativas, al norte y sur de Puerto Buenos Aires, implican una mayor circulación de camiones y, por ende, aumenta la contaminación asociada. 

El trabajo vuelve sobre la matriz de origen y destino de las cargas de exportación e importación argentinas que, en un 50%, opera en Puerto Buenos Aires, identificando la incidencia geográfica y distancias según los últimos 6 años de operaciones de los clientes de Puerto Nuevo.

Operar en complejos portuarios al norte de Puerto Buenos Aires implica un aumento del tránsito de camiones que llega a los 11.539.175 kilómetros adicionales cada año, y emisiones de 7.450.000 kilos de Co2 adicionales por año.

Si se quisiera compensar este excedente contaminante se debería forestar con más de 1,5 millón de árboles (1412 hectáreas).

La concentración casi exclusiva del tráfico terrestre se realizaría a lo largo de 63 kilómetros del corredor Acceso Norte y Ruta 9 (General Paz-Campana). Si se toman los kilómetros que se adicionan por una operación en Campana (11.539.175 km) y se los divide por los 63 kilómetros que separan el complejo de la Ciudad de Buenos Aires, se obtiene un total de 183.160 camiones por año adicionales circulando.

Más camiones, como se decía antes, significa una presión sobre la seguridad vial y la infraestructura terrestre. Las cifras de seguridad vial citadas (de fuentes internacionales a nacionales y de la propia provincia de Buenos Aires), hablan de un promedio de 2,43 fallecidos y 67 lesionados por cada 10.000 vehículos en tránsito en la provincia. 

Sin una mejora sustancial en los accesos, una relocalización de la mitad del comercio exterior al polo norte portuario podría implicar un aumento de esos guarismos. 

Si en Campana las emisiones de Co2 son mayores, aún estando más cerca de determinadas cargas y zonas del AMBA y del país, en el caso de La Plata, con su mayor distancia en proporción del total de las cargas, los números evidentemente serán mayores.

En TecPlata

De acuerdo con el informe, TecPlata implica una generación adicional de 43.700.000 kilos de Co2 cada año.

La contaminación de la operación terrestre sólo podría ser compensada por la plantación de 9 millones de árboles, o una superficie de 8300 hectáreas. 

Considerando, además, que la capacidad operativa de Buenos Aires se traduce en 4000 camiones diarios, su relocalización a TecPlata implicaría el ingreso de ese volumen a las rutas, lo que impone de movida una incógnita sobre la infraestructura vial de la ciudad de La Plata, hacia el norte, para absorberlo, junto con las demoras, gastos de combustible y el mayor riesgo de siniestros viales.

Impacto en la seguridad vial y en el medio ambiente

La relocalización del puerto traerá aparejado una mayor circulación de camiones por las rutas a esos puertos, con el consecuente mayor riesgo de siniestralidad vial, al tiempo que implica un mayor consumo de combustible, es decir, una contaminación medioambiental exponencial

Puerto Campana

11.539.175

Kilómetros adicionales

183.160

Camiones adicionales

7.450.000

Kilos de CO2 adicionales emitidos

1.500.000

Árboles plantados para compensar

1412

Hectáreas de bosque para compensar

Puerto La Plata

67.628.000

Kilómetros adicionales

1.009.000

Camiones adicionales

43.700.000

Kilos de CO2 adicionales emitidos

9.000.000

Árboles plantados para compensar

8300

Hectáreas de bosque para compensar

Cómo se calcula

Las premisas para calcular tanto las mayores distancias recorridas como la mayor cantidad de camiones, el combustible asociado y la mayor contaminación implicada parten de la misma base de 850.000 TEU operados en 2019.

Se consideró que sólo el 10% de los viajes a puerto son “doble transacción” (entran y salen de puerto con un contenedor cargado) y el resto es de transacción simple.

Además, se tomó un factor de conversión de TEU 1,6, por lo que en 2019 se operaron 531.250 contenedores cargados.

Luego, se recurrió a la matriz de origen y destino del 50% de las cargas de exportación e importación que operan en Buenos Aires, y se midió las distancias por recorrer (de más o menos, en relación con el diferencial de distancia entre Campana y Buenos Aires) ponderando en esta oportunidad los viajes con contenedores llenos y con contenedores vacíos, porque el consumo de combustible cambia, así como el impacto por emisiones de CO2.

El total de kilómetros adicionales por recorrer con contenedores cargados a Campana es de 6.073.250. Un camión con contenedor cargado consume 28 litros de gasoil cada 100 kilómetros.

El total de kilómetros con contenedores vacíos es de 5.465.925. En este caso, el consumo es de 20 litros cada 100 kilómetros.

Se estima que cada litro de gasoil consumido emite 2,67 kilos de CO2.

Así, el total de transporte a Campana (contenedores cargados y vacíos) arroja un total de contaminación adicional de 7.459.165 kilos de CO2.

De acuerdo con citas a asociaciones ambientales recabadas en el informe, un árbol absorbe 4,8 kilos de CO2 por año.

Así, las emisiones adicionales por la relocalización en Campana implican plantar 1.553.992 árboles para compensar la contaminación adicional, lo que equivale a una arboleda de 200 metros, a lo largo de los 75 kilómetros que separan Campana de Buenos Aires.

En La Plata

Para el caso de La Plata, los parámetros son similares en cuanto a volumen de contenedores (850.000 TEU, con un factor de conversión de 1,6, que da un total de 531.250 contenedores cargados).

En cuanto a las distancias, así como se considera que el 85% de la carga está al norte del Puerto Buenos Aires, para La Plata se tomó como base un 90% de las cargas afectadas al norte de este puerto.

El resto de los parámetros son iguales al análisis de Campana: un 10% de transacciones dobles (camiones que llegan y salen contenedores llenos), 90% de transacciones simples, y un consumo de 28 litros/100 km para camiones con contenedores cargados y 20 l/100 km para camiones con vacíos.

Así, los 531.250 contenedores se descomponen en 53.125 contenedores en doble transacción y 478.125 contenedores en transacción simple

  • Viajes de transacción doble: 53.125
  • Viajes en transacción simple cargados: 478.125
  • Viajes en transacción simple sin carga: 478.125
  • Total de viajes adicionales: 1.009.375
  • Combustible asociado (67 km en viajes simples y dobles): 16.373.125 litros
  • Emanaciones: 43.716.243 kilos de CO2 (los 16,3 millones de litros de gasoil por los 2,67 kilos de CO2 por litro de gasoil consumido).
  • Árboles para compensar: 9.107.550 árboles (considerando los 43,7 millones de kilos de CO2 emitidos por la capacidad de absorción de cada árbol: 4,8 kilos de CO2)

Si TecPlata pasara a reemplazar las operaciones totales de contenedores de Puerto Buenos Aires, sólo en materia de impacto ambiental, tendría una responsabilidad medioambiental equivalente a plantar 620 metros (de ancho) de árboles a lo largo de la ruta que la separa con Buenos Aires. En ambos sentidos.