La Administración Portuaria de Posadas-Santa Ana recibió la habilitación aduanera provisoria para el Nuevo Puerto Posadas, y así la provincia de Misiones da un nuevo paso hacia la operatoria portuaria y el transporte fluvial de su comercio exterior, una solución ineludible e histórica para una logística deficitaria de la producción del NEA, que recorre miles de kilómetros en transporte terrestre hasta tocar puertos de transbordo.

Por medio de la resolución 172/19, la Subdirección General de Operaciones Aduaneras del Interior autorizó el permiso provisorio de la zona operativa aduanera solicitada por la autoridad portuaria, para el Puerto Posadas, para “realizar operaciones de carga general y contenedores”.

Las autoridad portuaria se encuentra tramitando ante la Dirección Nacional de Control de Puertos y Vías Navegables la habilitación definitiva del mismo. El organismo dependiente de la Subdirección de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante informó a la Aduana que no tiene “objeciones para formular para la autorización” y advierte además que el Plan de Emergencias de Empresas (Planacon) “se aprueba con carácter provisorio.

Carga general y contenedores

El Nuevo Puerto Posadas está autorizado para operar formaciones de convoyes de barcazas con una eslora máxima de 225 metros, pudiendo operar carga general y contenedores.

La Administración Puerto Posadas-Santa Ana deberá, en tanto, proceder a la habilitación posterior para poder almacenar mercaderías en los términos de las reglamentaciones de los depósitos fiscales.

“La vigencia operativa de la zona operativa aduanera muelle en la Tabla de Lugares Operativos (LOT) del Sistema Informático Malvina, o la que en el futuro la reemplace, quedará sujeta al mantenimiento por parte del permisionario de los requisitos establecidos por la Dirección Nacional de Control de Puertos y Vías Navegables, tenidas en cuenta para su habilitación”, establece el artículo 2° de la resolución aduanera.

Licitaciones fallidas

La autoridad portuaria no logró concesionar la operatoria tras dos licitaciones que fracasaron por fallas técnicas en los requisitos exigidos a los oferentes. Finalmente, optó por firmar un acuerdo con la firma Casport (Compañía Argentina de Servicios Portuarios), de San Nicolás, que opera el muelle de Acindar en Villa Constitución, Santa Fe, así como también el puerto de la Central Térmica de San Nicolás.

El convenio firmado en noviembre de 2018 comprende un estudio conjunto entre el operador privado y la provincia para relevar el potencial de cargas y las necesidades de infraestructura que dicho tráfico amerita, considerando no sólo la producción misionera y de Corrientes, sino la eventual carga a la que el puerto se presentaría como opción en Paraguay y el sur de Brasil.

El trabajo de campo, si bien no es vinculante, generará las bases para una eventual concesión directa a Casport. No sólo deberá el operador identificar las cargas, sino también seducir a los operadores logísticos para el posicionamiento regular de convoyes y barcazas. Y la provincia, en tanto, deberá hacer los máximos esfuerzos por dragar el tramo del río que quedó “huérfano” de la hidrovía Paraná-Paraguay.

Dejar un comentario