fbpx

Más allá de las convicciones del presidente en ejercicio en Brasil, Jair Bolsonaro, y el electo en la Argentina, Alberto Fernández, sobre la relación política que se abre a partir de ahora entre los dos países, los empresarios que comercian entre sí son testigos del “fuerte deterioro del flujo comercial” bilateral que, en octubre pasado, fue el más bajo para el mes desde 2005.

Es que entre declaraciones taxativas del mandatario brasileño, por un lado, y las interpretaciones del viaje a México de Fernández, por el otro, es tentador pensar que mágicamente se desviará la integración bilateral histórica con Brasil para reemplazarla por una nueva con México. Son análisis efímeros que pasan por alto pactos y alianzas comerciales vigentes, y que subestiman el grado de complementariedad madura ganada con Brasil en favor de la que debe crearse con México.

Por eso, los datos que marcan la evolución comercial merecen particular atención. “Dada la importancia de tener un intercambio aceitado con nuestro principal socio, esta dinámica enciende algunas señales de alarma”, destacó Ecolatina en su análisis del intercambio registrado el mes último.

Participación a la baja

La Argentina aumentó sus exportaciones un 4% a Brasil, pero sus importaciones cayeron un 32%, lo que arrojó el mayor superávit comercial del año (US$ 290 millones).

Brasil incrementó sus importaciones globales en un 10% interanual en octubre. No obstante, el volumen de los embarques argentinos no está participando notoriamente de estos indicios de recuperación de la economía vecina: de hecho, la participación de los productos nacionales en las compras brasileñas bajaron del 6,1% en octubre 2018 a 5,7% el mes último.

“En el acumulado a los primeros diez meses del año, nuestro país registra un saldo positivo de US$ 665 millones, de modo que casi la mitad se explicó por el resultado del último mes”, explica Ecolatina. Rescata, por otra parte, en en el mismo período de 2018 la balanza comercial era deficitaria para la Argentina (US$ -4160 millones).

“Lamentablemente, esta recuperación obedece al desplome de las importaciones (-50% interanual) ya que las exportaciones también retrocedieron en la comparación interanual (-4%), algo que era esperable dado el estancamiento de la economía brasileña. Considerando la tendencia del último mes y que la economía argentina no se recuperará en lo que resta del año, como así tampoco la brasileña, estimamos que el saldo comercial alcanzaría US$ 950 millones en 2019”, con caídas del 34 por ciento en importaciones y del 2 por ciento en exportaciones.

Ni piso ni luz

“En tiempos de vacas flacas para nuestro país es importante que los mercados externos no se cierren, En consecuencia, si el conflicto político atenúa las posibilidades de vender en Brasil podría agravar una caída de la demanda interna que, al menos hoy, no encuentra ni piso ni luz al final del túnel”, advierte Ecolatina.

Abeceb también evaluó las cifras del flujo bilateral y explicó que “el saldo a favor se explica por exportaciones por un valor de US$ 978 millones e importaciones por US$ 688 millones”.

“En sintonía con lo que viene ocurriendo a lo largo de todo 2019, las importaciones siguen cayendo con variaciones de doble dígito”, señala, tras detallar: mayo fue el mes de menor caída (-17,7%) y marzo el de la más abrupta (-53,2%).

En su análisis sectorial, Abeceb detalla que las “mayores caídas interanuales en importaciones son los automóviles de pasajeros, mineral de hierro, hierro laminado plano/acero y autopartes.

Monitoreo

“Las tensiones entre los mandatarios podrían condicionar el comercio bilateral, y debe estar bajo constante monitoreo en el futuro”, desliza Abeceb, no sin dejar de destacar como positivo el hecho de que Brasil “logró finalmente la aprobación de la Reforma Previsional y parece haber recobrado levemente las esperanzas de crecimiento para el año que viene, que se estima será en torno al 2%”.

“La recuperación de Brasil incrementaría su demanda de importaciones, mientras que el incremento del tipo de cambio en Argentina brinda mayor competitividad a sus exportaciones. Esto explica la expectativa de que el superávit argentino con Brasil se incremente en los próximos meses, lo cual resulta importante, considerando que Brasil es nuestro principal socio comercial y es el destino del 16% de las exportaciones argentinas en los primeros 9 meses de 2019”, concluyó la consultora.

Dejar un comentario