fbpx

El mercado latinoamericano de carga aérea se situó por debajo del mercado africano por primera vez desde 1990, cuando comenzaron a registrarse estadísticas.

El dato, difundido por Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés), muestra los efectos del cierre record de fronteras que aún mantienen buena parte de los países de la región. En muchos casos, como el de la Argentina, las operaciones aéreas cesaron a mediados de marzo y aún no hay fecha oficial para retomar las actividades.

De acuerdo con el último informe de IATA, el transporte mundial de carga aérea se estabilizó en julio, aunque se mantuvo por debajo de los niveles de 2019.

Lentitud

De todas formas, la organización destacó que a pesar de haber registrado una mejora intermensual en julio, ésta se produjo a un ritmo más lento de lo esperado por los indicadores clásicos ante la pérdida de capacidad de bodega de los aviones de pasajeros estacionados.

♦ La demanda global, medida en toneladas de carga por kilómetro transportadas (CTK, por sus siglas en inglés), se contrajo 13,5% interanual en julio (-15,5% en las operaciones internacionales), una mejora modesta respecto de la caída de 16,6% interanual registrada en junio. El dato desestacionalizado creció alrededor del 2,6% intermensual en julio.

♦ La capacidad global, medida en toneladas de carga por kilómetro disponibles (ACTK, por sus siglas en inglés), se contrajo 31,2% interanual en julio (-32,9% en las operaciones internacionales), una ligera mejora respecto de la caída de 33,4% interanual en junio.

“Los indicadores económicos están mejorando, pero esta mejora no se ve reflejada en el crecimiento de la carga aérea”, dijo Alexandre de Juniac, director general y CEO de IATA.

Menos bodega

La capacidad de bodega en los mercados internacionales de carga se contrajo 70,5% interanual en julio debido a la interrupción de los vuelos de pasajeros durante la crisis del Covid-19. No obstante, el mayor uso de los cargueros compensó en parte esta caída con un aumento de la capacidad de 28,8%.

La actividad económica continuó recuperándose en julio, como muestra el índice de gestores de compras (PMI, por sus siglas en inglés), un indicador de la salud económica del sector manufacturero:

  • El subíndice de nuevas órdenes de exportaciones creció 3,5 puntos respecto de junio y 19,8 puntos más desde abril.
  • El PMI, que rastrea la producción manufacturera global, volvió a situarse por encima de 50, en línea con el crecimiento intermensual de la producción.

Mejoras que no se reflejan

“Los indicadores económicos están mejorando, pero esta mejora no se ve reflejada en el crecimiento de la carga aérea. Ahora bien, el sector de carga aérea es mucho más fuerte que el negocio de pasajeros, y uno de nuestros mayores desafíos sigue siendo acomodar la demanda a la fuerte limitación de capacidad. Si las fronteras siguen cerradas, los viajes restringidos y las flotas de aviones de pasajeros estacionadas, el sector de carga aérea lo tendrá muy difícil para mantener la actividad económica mundial”, advirtió Alexandre de Juniac, director general y CEO de IATA.

Región por región

Asia-Pacífico. La demanda de carga aérea internacional se desaceleró 15,3% interanual. Tras una primera y fuerte recuperación en mayo, el dato desestacionalizado revela un crecimiento intermensual moderado. La capacidad internacional se contrajo 32%.

Norteamérica. La demanda internacional registró en julio una caída de un solo dígito: 5,4% interanual. Esta mejora se debe en parte al fuerte incremento del comercio electrónico en la ruta transpacífica Asia-Norteamérica de productos fabricados en Asia. La capacidad internacional disminuyó 30,9%.

Europa. La demanda internacional se contrajo 22,4% interanual en julio, una ligera mejora respecto a la caída del 27,6% registrada en junio. La demanda se mantuvo débil en la mayoría de las rutas comerciales principales hacia/desde la región. El gran mercado Europa-Asia se desaceleró 20% interanual en julio. La capacidad internacional cayó 37,4%.

Oriente Medio. La demanda internacional registró una caída de 14,9% interanual en julio, una mejora con respecto al dato de junio (-19%). La demanda desestacionalizada subió 7,2% intermensual, el mayor incremento respecto de las demás regiones, una recuperación impulsada por las estrategias operativas agresivas de algunos de los transportistas de la región. La capacidad internacional se contrajo 27,1%, el mejor dato respecto de las demás regiones.

Latinoamérica. La demanda internacional cayó 32,1% interanual, frente a la caída de 28,6% registrada en junio, y la capacidad internacional se contrajo 44,5% —la mayor caída, tanto de la demanda como de la capacidad, respecto a las demás regiones—.

El escenario es especialmente desafiante para las aerolíneas de la región ante las medidas drásticas de bloqueo para frenar la expansión del Covid-19. En julio, el mercado latinoamericano de carga aérea se situó por debajo del mercado africano por primera vez desde las primeras estadísticas en 1990.

África. La demanda se desaceleró 3% interanual en julio, frente al crecimiento de 3,8% registrado en junio. El pequeño mercado África-Asia siguió favoreciendo el desempeño de la región. La capacidad internacional se contrajo 33,7%.

Pasajeros, situación crítica

La demanda de pasajeros aéreos (medida en pasajeros por km transportados o RPK, por sus siglas en inglés) se mantuvo en niveles críticos en julio al registrar una caída de 79,8% respecto de julio de 2019.

De todas formas, en IATA destacaron que, gracias al impulso de los mercados domésticos -principalmente en Rusia y China-, el desempeño mejoró respecto al contundente desplome de 86,6% interanual registrado en junio.

El Covid-19 dejó a más del 90% de la flota de aviones de pasajeros del mundo en tierra.

La reanudación de la industria en el espacio Schengen (26 países europeos que abolieron los controles fronterizos en las fronteras comunes –la mayor parte integrantes de la UE, además de Noruega, Islandia y Suiza, entre otros) impulsó la demanda internacional en Europa, a diferencia de lo que ocurrió en otros mercados internacionales.

La capacidad descendió 70,1% interanual y el factor de ocupación marcó un mínimo histórico de 57,9%.

“La crisis de la demanda apenas dio tregua en julio. Con cuatro de cada cinco viajeros aéreos quedándose en casa, la industria no puede avanzar. Que los gobiernos reabran las fronteras para volver a cerrarlas, o que hoy retiren las medidas de cuarentena y mañana las vuelvan a imponer no ofrece ninguna confianza ni a los viajeros para planificar sus viajes ni a las aerolíneas para reprogramar sus servicios”, dijo De Juniac.

Dejar un comentario