Por primera vez en la historia se presentó una lista opositora en las elecciones del sindicato que nuclea al personal jerárquico de los ferrocarriles y puertos, APDFA (Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles y Puertos Argentinos), quienes se desempeñan en los puertos públicos de todo el país y en las empresas ferroviarias.

Leonardo Salom y Marina Pérez decidieron formalizar su postulación para la conducción del histórico gremio y lanzaron la lista Verde y Blanca. Por primera vez la alternancia en la conducción del gremio tenía una posibilidad frente a la tradicional lista Gris, del oficialista Adrián Silva.

Las elecciones se realizaron el pasado 2 de marzo y la boleta encabezada por Salom y Pérez se alzó en el escrutinio provisorio con 821 votos frente a los 809 del oficialismo.

Fueron más de 1600 los que se acercaron a las urnas, en lo que marcó un récord electoral: votó el 60% del padrón.

Negación

Sin embargo, y aún con la evidencia del conteo sobre la base de las actas del escrutinio, el oficialismo se negó a reconocer la derrota. La Junta Electoral, naturalmente conformada por el oficialismo, rechaza el resultado y fue denunciada penalmente por la lista Verde y Blanca, que también recurrirá a la justicia para denunciar “actas irregulares y urnas paralelas”, según indicaron en un comunicado.

“Luego de intensos pedidos de la abogada del oficialismo, Verónica Quinteros, la Junta Electoral accedió en la tarde de hoy a frenar nuevamente el conteo oficial de votos argumentando motivos personales no legales, dilatando una vez más el reconocimiento del resultado electoral”, manifestaron desde la oposición.

“La Lista Verde y Blanca acudirá al Ministerio de Trabajo para reclamar por la legalidad de los comicios y el legítimo triunfo conseguido por el apoyo de la mayoría de los compañeros y compañeras ferroviarias y portuarias”, agregaron.

Irregularidades

El dirigente Leonardo Salom, que es abogado y se desempeña como secretario general Adjunto e Interior en APDFA, manifestó: “Hicimos una elección histórica y demostramos que, pese a todas las irregularidades en la previa a las elecciones, logramos ganar la conducción del gremio. Defenderemos el resultado electoral en todos los ámbitos que correspondan”.

A su vez, Marina Pérez, candidata a secretaria Adjunta Interior, enumeró las irregularidades que se sucedieron en el proceso electoral y en los comicios: “Cambiaron los padrones y los lugares de votación, vetaron a decenas de compañeros y compañeras que estaban en condiciones de votar y ahora la Junta electoral quiere frenar el conteo porque pierde el oficialismo, además de validar actas, votos y urnas totalmente ilegales”.