fbpx

La Asociación Argentina de Logística Empresaria (Arlog) convocó a cerca de 600 empresarios y profesionales del sector en su 28º Encuentro Nacional de Logística, realizado el 24 de octubre pasado.

Con la mirada puesta en las elecciones del domingo último, el evento contó, en la apertura, con el análisis político de Sergio Berensztein, y la mirada económica de Carlos Melconian, para el cierre del encuentro.

“El peronismo giró hacia el centro gracias a la influencia de Alberto Fernández y Sergio Massa, pero también por el giro que dio Cristina Fernández hacia un mayor pragmatismo”, sostuvo Berensztein.

Vínculo difícil

“Durante el próximo gobierno –agregó– el vínculo entre Cristina y Alberto va a ser difícil. Pero a ella no le conviene que él se debilite. La realidad obligará a Alberto Fernández a ser moderado”, puntualizó.

En analista dejó abierta la posibilidad a una salida de la crisis “en cualquier momento”. “Lo que hace falta es decisión política”, subrayó, tras matizar: “En la Argentina no corremos el riesgo de un estallido social porque existen los sindicatos y líderes sociales. En Chile, los sindicalistas no tienen poder y están pagando ese costo”.

Plan de estabilización

No obstante, remarcó que existe un riesgo de “hiperinflación” y que la Argentina “necesita un plan de estabilización de la inflación, que es un fenómeno lamentablemente regular”.

Mencionó que en el pasado los dos planes para atacar el problema –el Plan Austral y la convertibilidad– tuvieron las siguientes características: “Equipos técnicos muy capacitados, una nueva moneda y mucho volumen político detrás”.

“No se sorprendan que se archive el peso y (se cree) una nueva moneda que genere más confianza”, puntualizó.

Diferente al peso

Por su parte, Melconian destacó que “el próximo gobierno deberá generar un régimen monetario diferente al peso”, y aclaró que “la dificultad para bajar impuestos al sector privado es extrema”.

“No viene un programa económico definitivo”, advirtió, tras agregar que la principal tarea que le corresponderá al gobierno de Fernández será ver “qué hacer con el Fondo Monetario Internacional y cómo se paga la deuda”.

Para graficar la tensión que genera la escasez de divisas, Melconian desplegó la metáfora de los tres terneros: “Tenemos la teta de una vaca con leche de la cual maman tres terneros: un ternero son los dólares que vende todos los días el Banco Central; otro ternero, los dólares para pagar la deuda, y el otro, los dólares de los depósitos de la gente. El problema es que iban a entrar 5000 millones de dólares más del Fondo y no entran. Entonces hay que administrar la teta”, manifestó, días antes de las nuevas restricciones establecidas por el Banco Central a la compra de dólares por parte de los particulares, y de las empresas que operan en comercio exterior.

Dejar un comentario