El Gobierno estaría estudiando la opción de emitir una nueva serie del bono BOPREAL exclusiva para empresas con ganancias y dividendos pendientes de remisión a sus casas matrices.

La medida está orientada a lograr una salida ordenada del cepo cambiario, dado que el bono permitiría programar el flujo de dólares requeridos por las empresas en caso de liberarse las restricciones vigentes. 

Para tal fin, el equipo económico habría realizado consultas informales a distintas empresas para ver si la propuesta tiene recepción. Por otro lado, funcionarios del gobierno anticiparon ante inversores en Washington que están buscando alguna acción para resolver el tema de utilidades y dividendos, y que el Bopreal podría ser un mecanismo. 

Alcance

La diferencia con el caso de las empresas importadoras, es que en este caso no se cuenta con un padrón específico de dividendos, por lo que el cálculo es más complejo. De la misma manera, tampoco se conocen las intenciones de las filiales, es decir, si querían distribuir dividendos o reinvertir las utilidades.

Los cálculos de oficio señalan que el número ronda entre los entre 2.000 y los 4.000 millones de dólares. Pero sin una noción exacta, abrir el cepo implicaría una presión a las reservas y arriesgarse a una corrida.