fbpx

La Administración General de Puertos (AGP), organismo autárquico y descentralizado del Ministerio de Transporte a cargo del control de los concesionarios del Puerto Buenos Aires, informó que como resultado de las mesas de trabajo que impulsa con la comunidad portuaria, la empresa APM Terminals “se comprometió a pagar un bono de $95.000”, que corresponde a un beneficio que otorgó Maersk a todos sus colaboradores globales.

En la sede de AGP se firmó un acta dejando constancia del pago del bono, “ratificando el rol del Estado como intermediario entre las empresas y los trabajadores”, indicaron desde AGP a través de un comunicado.

Las mesas de trabajo funcionan desde la asunción del gobierno de Alberto Fernández, con el objetivo de “solucionar los conflictos que surgen entre los gremios y las empresas concesionarias, a fin de lograr un mejor funcionamiento del puerto nacional, teniendo siempre como objetivo cuidar a los trabajadores y la producción nacional”, señalaron desde la empresa estatal a cargo de José Beni.

De esta manera, esta decisión global del Grupo Maersk, alcanzó a más de 400 trabajadores de la terminal 4 que opera APM Terminals, pertenecientes a los gremios de Guincheros, Marina Mercante, Apuntadores, Capataces y Estibadores (SUPA).

Reconocimiento excepcional

La compañía declinó una comunicación formal y confirmó a Trade News la información difundida por la AGP.

Distintos medios internacionales especializados dieron cuenta de una carta que el grupo le envío a sus empleados donde habló de “reconocimiento excepcional” de 1000 dólares a cada colaborador ante un 2020 extremadamente desafiante para todos los trabajadores de las distintas empresas del grupo que, en tanto especializados en la logística internacional, fueron considerados esenciales en todo el mundo y no detuvieron sus actividades en ningún momento.

El portal especializado TradeWinds citó una comunicación interna donde se menciona que “el reconocimiento se da a raíz de un año muy inusual en el que se han impuesto grandes tensiones a los empleados en el mar y en tierra, mientras que Maersk, al mismo tiempo, ha tenido un desempeño más fuerte de lo esperado”.

De hecho, la industria naviera en general y Maersk en particular registraron ganancias en el peor año de la economía y el comercio globales desde la Segunda Guerra Mundial.

Resultados preliminares

El grupo difundirá los resultados correspondientes a 2020 el próximo miércoles 10.

No obstante, sus estimaciones preliminares señalan un Ebidta –antes de la reestructuración y los costos de la integración– de entre 8000 a 8500 millones de dólares para 2020. Se trata de una revisión realizada en noviembre último respecto de la prevista en octubre, que se ubicó entre 7500 y 8000 millones.

De acuerdo con el último dato publicado, correspondiente al tercer trimestre de 2020, Maersk aumentó su Ebidta un 39% en 2020 respecto del mismo período de 2019, en tanto que su utilidad neta pasó de 520 a 947 millones de dólares en el mismo lapso.