Argentina exportó durante 2021 US$77.935 millones e importó por valor de US$63.185 millones, con lo que el flujo comercial total fue de US$141.118 millones, el mayor nivel desde 2013.

El saldo comercial cerró en US$14.750 millones, US$250 millones por debajo de las expectativas de mercado según señala un informe de la consultora Abeceb.

¿Y cuáles son las perspectivas para 2022? El panorama para el comercio exterior se torna cada vez más desafiante en el marco de un contexto internacional menos favorable de lo esperado para el año que recién comenzó, dicen los expertos.

Entre los factores que perjudicarán a las exportaciones y reducirán el ingreso de divisas al país (y que alimentan la hipótesis de un crecimiento mucho más lento del PBI mundial), citan:

  • Posible desaceleración en el crecimiento de China (principal demandante de commodities a nivel mundial).
  • Suba de tasas de la FED junto con la normalización de la política monetaria de la mayoría de los países que reducirá la liquidez de los mercados locales impactando de manera negativa sobre los precios de las materias primas.
  • Persistencia de cuellos de botella en la oferta de ciertos insumos.
  • Preocupante moderación en el crecimiento de Brasil, principal socio comercial de la Argentina (0,4% de crecimiento proyectado para 2022).
  • Riesgo incipiente de un resurgimiento de la pandemia con nuevas variantes (como Ómicron) acompañado de sus respectivas complicaciones en la producción
  • Agravamiento de la sequía de las últimas semanas, lo que habría provocado una pérdida adicional en las exportaciones agrícolas de unos US$900 millones.

Lo que viene

Por todo eso, el informe de Abeceb señala que 2022 no sería un año tan alentador como 2021 para las exportaciones de la Argentina, que caerían 4% (US$74.818 millones), una noticia que preocupa dado el crecimiento del 5,1% esperado para las importaciones (serían de US$66.407 millones).

Los especialistas explican que de ese modo, la balanza comercial evidenciaría una pérdida de casi la mitad del saldo comercial en 2022 (US$8410 millones).

Puerto de Buenos Aires.

“Un hecho sumamente preocupante para una economía en la cual el comercio exterior es el principal ingreso de divisas en un contexto en el cual cada dólar cuenta frente a una renegociación con el FMI -que se tornó más complicada de lo esperado- y unas presiones cambiarias que no se toman vacaciones. Esto último sin dudas desafiará a un BCRA con margen de maniobra cada vez más acotado y que ya cuenta con unas reservas netas líquidas en terreno negativo desde la primera semana del año, razón por la cual no se descarta un endurecimiento del cepo cambiario o un reacomodamiento más sustancial del tipo de cambio oficial”, advierten desde Abeceb.

Diciembre

El informe de la consultora señala que el superávit comercial en diciembre se redujo por cuarto mes consecutivo y alcanzó la cifra más baja de todo el año con US$371 millones (casi todo el superávit es atribuible a la ganancia por los términos de intercambio, sin la cual el saldo habría sido tan sólo de US$11 millones).

Según explican, el saldo comercial mensual “fue producto de exportaciones récord para diciembre, que se vieron opacadas por unas importaciones que continuaron acelerándose por cuarto mes consecutivo y alcanzaron la mayor cifra desde agosto 2018. En consecuencia, el flujo comercial aumentó 72% i.a. llegando a US$12.803 millones, y se estableció como la cifra históricamente más elevada para el último mes del año”.

Récord de exportaciones

Además, dicen que si bien en diciembre las exportaciones alcanzaron la cifra récord de US$6587 millones y mostraron un inusual crecimiento interanual del 46,6% en sus cantidades (que junto con un 26,9% en sus precios evidenciaron una variación del 85,9% i.a. en sus valores), la fuerte suba se ve en parte incidida por la baja base de comparación que representó diciembre 2020, mes en el que el prolongado paro en los puertos agroportuarios  del nodo Rosario paralizó la comercialización.

A pesar de todo eso, el informe de Abeceb destaca que en diciembre se observaron subas generalizadas de exportaciones en todos los rubros siendo la de los Productos Primarios las más dinámicas (+139,1% i.a.), seguidas de las Manufacturas de Origen Agropecuario (+113,1%i.a.) –ambas fuertemente afectadas por el efecto de una baja base de comparación-, las Manufacturas de Origen Industrial (+47,5%i.a.), y los Combustibles y Energía (+37,8%i.a.).

Crecen las importaciones

En cuanto a las importaciones, las mismas volvieron a acelerar su crecimiento en diciembre por cuarto mes consecutivo (59% i.a. contra 40% en noviembre i.a.) y no sólo establecieron un récord de US$6216 millones (+US$2308 millones) para dicho mes, sino que también alcanzaron la cifra más elevada desde mediados de 2018.

Cabe destacar que el crecimiento de las importaciones en diciembre tuvo una mayor variación de las cantidades (31,5%) que de los precios (20,9%) –impulsados por la suba de costos de los fletes-, cuando en los últimos meses la dinámica era la contraria.

Al interior de las importaciones, salvo los Vehículos Automotores de Pasajeros, que registraron una caída de 27,8% i.a. por las restricciones al comercio impuestas por las autoridades argentinas, el resto los rubros registró variaciones positivas en la comparación interanual: los Bienes de Capital aumentaron un 45,5% i.a., los Bienes Intermedios un 60,9% i.a., los Combustibles y Lubricantes (CyL) un 391,7% i.a., las Piezas y Accesorios para Bienes de Capital un 43,2% i.a., los Bienes de Consumo un 40% i.a., y el resto un 37,1% i.a.