fbpx

La Argentina anunció ayer que congelará su participación en las negociaciones de los acuerdos comerciales que el Mercosur tiene en curso y de las futuras negociaciones del bloque, excluyendo de esa determinación las ya concluidas con la Unión Europea (UE) y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA).

En el atardecer del viernes la noticia corrió velozmente y junto con los hechos, interpretaciones de las más variadas (se llegó a analizar si eso implicaba, por caso, una salida del bloque).

El martes, los coordinadores nacionales del Mercosur habían mantenido una videoconferencia para evaluar “cursos de acción a raíz de la situación creada por el COVID-19”.

Ayer, con la misma modalidad, las delegaciones de los cuatro países miembro (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), volvieron a conectarse.

No fue fácil

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, fue el encargado de comunicar el cambio de postura de la Argentina respecto de las negociaciones del bloque con Corea del Sur, Líbano, Canadá y la India, entre otros. Nada se ha dicho aún de qué pasará con el acercamiento tan publicitado con la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú), por caso.

Otros tiempos. El 9 de marzo de 2018, Canadá y el Mercosur anunciaban el inicio de negociaciones para un Acuerdo de Comercio Integral. La primera ronda de negociaciones se realizó en Ottawa, Canadá, del 20 al 23 de marzo de 2018. En la foto, Jorge Faurie, entonces canciller argentino.

Tras advertir que la decisión no había sido fácil, el diplomático aseguró que la administración de Alberto Fernández tiene una clara “vocación integradora y de hermandad”, sólo que en el actual contexto global a raíz del COVID-19, la Argentina considera “imposible” seguir avanzando en esas negociaciones.

“Creo que hay que avanzar en la búsqueda de soluciones jurídico institucionales que permitan que ustedes, como países mayoritarios, que tienen la intención de avanzar a un ritmo que nosotros no podemos acompañar, puedan hacerlo y la Argentina tenga la oportunidad de evaluar en su momento la forma de sumarse”, dijo Neme a los delegados de los otros tres países.

Comunicado nocturno

Lo que más temprano circuló como un “non paper” de la Cancillería argentina terminó transformándose, entrada la noche, en la “Información para la Prensa N° 083/20”, distribuida por el Palacio San Martín.

El comunicado explica que durante la reunión de coordinadores nacionales del Mercosur realizada ayer, la Argentina señaló que “la integración no es sólo un mandato de la geografía y de la historia sino parte de nuestro presente y de nuestro futuro”.

Y tras destacar que “la integración regional es una forma de afrontar la pandemia global y sus consecuencias económicas y sociales”, y que resulta “imperiosa” en un mundo en el que los organismos internacionales predicen la caída del PBI en los países de mayor desarrollo, una disminución brusca del comercio global de hasta un 32% y un impacto imprevisible en la sociedad.

Mirar hacia adentro

En otro de los párrafos se menciona que la “política interna la Argentina se previene de los efectos de la pandemia mientras protege las empresas, el empleo y la situación de las familias más humildes” y que ello se hace “a diferencia de las posiciones de algunos socios, que plantean una aceleración de las tratativas hacia acuerdos de libre comercio con Corea del Sur, Singapur, Líbano, Canadá y la India, entre otros”.

“La incertidumbre internacional y la propia situación de nuestra economía” fueron los argumentos esgrimidos por Argentina para bajarse de esas tratativas.

En la nota se menciona también que nuestro país afirmó ante sus socios que seguirá acompañando la marcha de los acuerdos del Mercosur con la UE y la EFTA, “sin entrar en debates por ahora estériles”.

Nada de caprichos

En uno de los pasajes se menciona que la posición transmitida a los socios del Mercosur “no surge de un capricho, sino de una visión sobre el modo de fortalecer las relaciones con las naciones del bloque regional: la hermandad no sólo es noble sino potente, y se funda en la reconstrucción del tejido social y productivo de nuestros países”.

Otro de los aspectos llamativos fue que el comunicado “oficial” del cambio de situación dentro del bloque fue transmitido por medio de un documento de “la República del Paraguay, en ejercicio de la Presidencia Pro Témpore del Mercosur”.

De hecho no hay rastros de esa información en la cuenta oficial de Twitter del Mercosur ni en su web.

El comunicado de Paraguay, que fue difundido en la cuenta oficial de la Cancillería en Twitter y también en su sitio web (se publicó a las 18 de ayer),  explica que “la República Argentina informó que adoptó esta determinación en atención a prioridades de su política económica interna, agravada por la pandemia del COVID-19, e indicó que no será obstáculo para que los demás Estados Partes prosigan con los diversos procesos negociadores”.

Y sobre el final advierte que “la Presidencia Pro Témpore del Paraguay y los demás Estados Partes del Mercosur evaluarán las medidas jurídicas, institucionales y operativas más adecuadas en razón de la decisión soberana de la República Argentina de manera a no afectar el proceso de construcción comunitaria del Mercosur y de las negociaciones comerciales en curso”.

Brasil

En Brasil, por su parte, el tema no aparecía hasta las 17 de hoy en la cuenta oficial que Itamaraty tiene en Twitter (donde el contenido predominante está relacionado con el Covid-19) ni en su sitio web.

Tampoco se mencionaba nada en la cuenta de Twitter del canciller, Ernesto Araújo, aunque una de sus últimas actividades fue precisamente con el representante de una de las “partes externas” en cuestión: anteayer se reunió con su par de India, Subrahmanyam Jaishankar.

Uruguay

En el caso de Uruguay, la Cancillería publicó hoy un comunicado oficial en su web con el título de “El retiro de Argentina de las negociaciones comerciales del Mercosur no afectará acuerdos concluidos ni agenda 2020”.

En el documento el país “reafirma su compromiso con el rol del bloque como plataforma de inserción internacional”, aclara que la decisión de la Argentina no afectará los acuerdos concluidos con la UE y con EFTA -ambos en etapa de revisión legal y cuya firma y remisión a los Parlamentos está prevista para este año- y que en relación a las negociaciones en curso con Canadá, Corea del Sur, Singapur y Líbano, la postura argentina “no afectará la agenda prevista ni el objetivo de conclusión de estos procesos a fines de 2020”.

En Montevideo confían también en que “la decisión argentina no afectará los procesos exploratorios en curso y que podrían concluir en el lanzamiento de nuevas negociaciones comerciales del Mercosur, especialmente con Vietnam e Indonesia, ni los procesos de profundización de los Acuerdos en vigor con Israel, India y la Alianza del Pacífico”.

“Uruguay reafirma su fuerte compromiso con la integración regional y con el rol de Mercosur como plataforma para la inserción económica internacional de sus Estados Partes. Por ello, continuará trabajando conjuntamente con Brasil y Paraguay para la pronta y eficiente conclusión de los acuerdos comerciales en negociación y la búsqueda de oportunidades para realizar nuevos acuerdos”, concluye.

“Juntos somos más”

Antes de la postura oficializada desde el Ministerio de Relaciones Exteriores, el canciller uruguayo, Ernesto Talvi, había publicado en su cuenta de Twitter un mensaje en el que señala que, pese a su decisión, Argentina “no enlentecerá” el avance de las negociaciones en curso u otras que puedan lanzarse en los próximos meses y cerró con una despedida conciliadora: “Deseamos un pronto regreso a la mesa. Juntos somos más”.

La historia está en sus albores y por ahora las dudas y preguntas respecto de su final son muchas más que las certezas.

6 comentarios

  • […] Con su aclaración, el ministro buscó desestimar la polémica que se generó hace un par de meses, cuando la Argentina amenazó con no participar de las negociaciones si se aceleraban los tiempos para acord…. […]

  • […] Jorge Neme, dio al resto de los miembros del Mercosur el 24 de abril, antes de anunciar que la incertidumbre internacional y la propia situación de nuestra economía aconsejaban detener la ma… con Corea y otros […]

  • […] Martín se difundía la “Información para la Prensa N° 083/20”  en la que se explicaba que “la incertidumbre internacional y la propia situación de nuestra economía aconsejan detener la m… pero se destacaba que “la integración no es sólo un mandato de la geografía y de la historia […]

  • […] Paraguay y Uruguay) para analizar la noticia que se conoció el viernes por la noche, cuando se formalizó la intención Argentina de congelar su participación en las negociaciones de los acue…, excluyendo de esa determinación las ya concluidas con la Unión Europea (UE) y la Asociación […]

  • Florencia Carbone dice:

    Muchas gracias Carlos! Todos puntos interesantes y que pueden ayudar a entender un poco mejor lo que terminó tratándose casi como una novela.

  • carlos restaino dice:

    Buena nota como es habitual. Sobre el tema anticipo que se publicara en El Mercurio de la CAC otra nota. Entre lo llamativo de la decisión argentina es que:
    a) en realidad, no responde ni aclara lo sustentado en una nota de la UIA y CNI de Brasil, que plantea inquietudes en la negociación solo con Corea del Sur;
    b) no se hayan utilizado otros procedimientos y “usos y costumbres” diplomáticas para obtener resultado similar (postergar, ganar tiempo, extender plazos,etc.)
    c) la posición argentina tampoco responde al hecho tradicional que en cuestiones de Negociaciones, “nadie abandona una silla sin que lo echen…y aun en esos caso resiste hasta el final” ;
    d) no se identifican casos similares en el mundo
    e) porque ademas del caso de Corea del Sur, extiende su decisión a otros países?