Días atrás, los gobiernos de la Argentina y Brasil concluyeron la negociación del acuerdo de reconocimiento muto (ARM) de homologaciones vehiculares, el procedimiento mediante el cual las autoridades competentes certifican la conformidad de los vehículos fabricados con las normas de seguridad vigentes, autorizando así su circulación.

El alcance del acuerdo firmado cubre alrededor del 80% de los puntos de seguridad por certificar en vehículos de pasajeros y livianos de cargas (categorías M1 y N1, respectivamente), y contempla además ampliar el universo de ítem a nuevas categorías de vehículos como los ómnibus, los camiones y las autopartes.

De acuerdo con un comunicado oficial, esta instancia administrativa “favorece el desarrollo del sector automotor de ambos países y facilita el comercio bilateral, además de otorgar previsibilidad y seguridad jurídica para las inversiones”.

De esta manera, se reconocerán en ambos países el Certificado de Adecuación a la Legislación de Transito (CAT), emitido por la Senatran brasileña, y la Licencia para Configuración de Modelo (LCM), emitida por el Ministerio de Desarrollo Productivo argentino.

“La conclusión de las negociaciones refuerza el interés de Argentina y Brasil en profundizar la integración productiva en la industria automotriz regional y mejorar los niveles de competitividad, calidad y seguridad vehicular”, indicaron desde el Gobierno.


Foto de portada: Ministerio de Desarrollo Productivo