El Gobierno ratificó la continuidad de un tipo de cambio especial para los exportadores, conocido como dólar blend, a pesar de las advertencias al respecto del FMI, que pide la liberación del cepo y el sinceramiento del tipo de cambio.

Por esta alternativa, los exportadores pueden liquidar el 80% de sus ventas al tipo de cambio oficial, mientras que el 20% pueden hacerlo al más beneficioso cambio del contado con liqui.

Al mismo tiempo, el ministro de Economía, Luis Caputo, descartó cambios respecto del tipo de cambio, y señaló que no habrá devaluación y que se continuará con el esquema de 2% de depreciación mensual del tipo de cambio oficial (crawling peg), al tiempo que el dólar exportador continuaría vigente.

Desafíos

De todas maneras, este esquema preferencial junto con el Impuesto PAIS serían uno de los principales cambios que el Gobierno instrumentaría, aunque sin una fecha cierta todavía.

Mientras el dólar blend es un incentivo para que los exportadores liquiden las necesarias divisas para incrementar las reservas, que se sigue haciendo a un ritmo lento, el Impuesto PAIS es más que necesario y relevante en materia de recaudación ya que, de acuerdo con el último informe del Gobierno -que destaca un nuevo superávit primario y financiero- este impuesto sobre las operaciones de cambio (para la compra de divisas, bienes, servicios y giro de utilidades y dividendos), recauda nada menos que 500.000 millones de pesos.