A dos años del inicio de la invasión rusa a Ucrania, con amenazas permanentes en el Mar de China sobre una invasión a Taiwán y con ataques en el Mar Rojo por parte de los extremistas hutíes y piratas somalíes, se suma ahora el inicio de acciones bélicas entre Israel e Irán, que incluyeron el ataque y secuestro del buque MSC Aries por parte de milicias iraníes.

En los últimos meses, la industria marítima global debió alterar las rutas tradicionales que conectaban a Asia con Europa debido a los ataques piratas, agregando días de navegación por el desvío por el Cabo de Buena Esperanza, Sudáfrica. Ahora, el ataque al buque de 15.000 TEU de MSC pone a la logística internacional en alerta máxima.

Para cualquiera

El analista de The Loadstar, Gavin Van Marle, destacó que el secuestro del MSC Aries es un motivo de preocupación “para prácticamente cualquiera que esté involucrado en las cadenas de suministro globales”.

Milicias iraníes abordando el MSC Aries

“Las imágenes de los rebeldes hutíes asaltando un portaaviones en el Mar Rojo son una cosa, y otra muy distinta es presenciar cómo las fuerzas nacionales iraníes se apoderan de un barco fletado por MSC en el Estrecho de Ormuz basándose en sus vínculos con Israel; el propietario del barco es Zodiac Maritime, que aunque tiene su sede en el Reino Unido, está controlada por la familia Ofer de Israel”, resumió, en relación con la empresa propietaria de una flota de 140 buques: 36 graneleros, 50 portacontenedores, 40 buques tanque, cinco buques de GLP y ocho buques Ro-Ro.

Revisión

Van Marle explicó que cualquier tipo de buque -portacontenedor, petrolero o granelero- deberá revisar sus rutas y recaladas en el Golfo Arábigo, y agregó que “más preocupante para el comercio en general es la aterradora perspectiva de que Irán pueda decidir aislar efectivamente a Dubai (principal hub logístico de Medio Oriente), así como los puertos de entrada del Golfo Arábigo/Pérsico, como Dammam en Arabia Saudita, Hamad de Qatar y Umm Qasr de Irak, todos los cuales recibieron llamadas recientes de el MSC Aries antes de su incautación”.

“Cualquier ampliación del conflicto que ya ha provocado una enorme perturbación de los servicios de transporte marítimo en la región del Mar Rojo sería extremadamente preocupante”, expresó el analista jefe de Xeneta, Peter Sand, citado por The Loadstar.

Desenlace

Mientras, la mayoría espera el desenlace prácticamente inmediato: escalada del precio del petróleo y su claro derrame al resto de los commodities, así como también un aumento generalizado tanto de fletes como de las primas de los seguros, que recaerán en las espaldas de los cargadores.

Sin embargo, estas disrupciones a las cadenas de suministro ya no son una novedad para los exportadores e importadores de todo el mundo que, desde la pandemia, siguen esperando volver a ver estabilidad y previsibilidad en los servicios de transporte.

A tal punto, el Consejo Europeo de Cargadores (ESC, en inglés), difundió un comunicado en el que se hace eco de la situación y alienta a los cargadores a optar por soluciones creativas en materia de logística y transporte.

Advertencia

“La atención se centra ahora en aumentar la resiliencia y la agilidad operativa, a medida que los niveles de servicio se han desplomado, la previsibilidad ha desaparecido y los precios se han disparado”, dijo el organismo que defiende los intereses de los exportadores e importadores europeos, tras agregar que éstos “recibieron con satisfacción los esfuerzos para regular” ciertas prácticas emprendidas por las navieras durante la pandemia “lideradas por la Comisión Marítima Federal de Estados Unidos”.

“Se han implementado nuevas reglas para responsabilizar a los operadores por (determinadas) prácticas de facturación y prevenir prácticas comerciales desleales. Los cargadores esperan que las marítimas cambien sus prácticas y prioricen la cooperación para mitigar los efectos negativos en los consumidores y la economía global durante las interrupciones de la cadena de suministro”, advirtieron desde el ESC, presagiando lo que se podría venir en breve.

Repentinos

Justamente, apenas comenzaron los ataques en el Mar Rojo hubo una “repentina aplicación de recargos” que despertó suspicacia entre los cargadores “sorprendidos por los shocks de costos y la falta de información, lo que genera un mayor grado de desconfianza”.

Tras recordar la vulnerabilidad típica de los pequeños y medianos cargadores frente a los gigantes globales de la logística, la ESC instó a sus representados a optar por “forwarders independientes pequeños y medianos a la hora de buscar un servicio personalizado, flexibilidad y agilidad”, tras subrayar que es preferible priorizar la “confiabilidad, documentación precisa, puntualidad y comunicación de calidad al precio más bajo”.

“La creciente consolidación de las líneas marítimas en otros sectores genera entre los cargadores preocupación sobre la competencia y las opciones en la industria de la logística”, concluyó el ESC, tras abogar por “el papel de las pyme y los forwarders independientes en el mantenimiento de un ecosistema logístico diverso y competitivo para satisfacer sus necesidades cambiantes”.