Las obras para modernizar y potenciar el Aeroparque Jorge Newbery continúan. Luego de inaugurar la nueva pista y terminal, reacondicionar el estacionamiento e incorporar tecnología, ahora fue el turno de la demolición de la vieja torre de control para ampliar la plataforma comercial y brindar mayor comodidad a los pasajeros.

El Ministerio de Transporte de la Nación, a través del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) coordina las tareas que en esta ocasión requirieron de una inversión que supera los 550 millones de pesos.

La demolición del histórico sector C, que incluye la vieja torre de control frente al estacionamiento descubierto, permitirá ampliar la plataforma comercial, sumando cuatro nuevas posiciones de fuselaje y así garantizar además mayor seguridad y una eficacia en la distribución de los espacios para optimizar las operaciones.

Conexión regional

Las renovaciones se llevan adelante en un contexto en el cual el Aeroparque Jorge Newbery potenció la conectividad con la región a través de la habilitación de vuelos desde y hacia la ciudad de Bogotá, Colombia, y Lima, Perú, brindando una nueva posibilidad de accesibilidad a todos los pasajeros y pasajeras que desean viajar a esos destinos, explicaron en el Ministerio de Transporte.

Por otra parte, se informó que la cartera tiene planificado continuar mejorando íntegramente los mecanismos de accesibilidad al aeropuerto a través de la conexión con líneas de colectivos que faciliten el traslado de los pasajeros y reforzando las herramientas necesarias para la utilización de los medios de movilidad sustentables.

Qué hay de nuevo

La obra de demolición de la vieja torre de control se complementa con las renovaciones que ya se inauguraron, en coordinación con la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA S.A.), Aeropuertos Argentina 2000, y Orsna.

En el Aeroparque se ampliará la terminal internacional de pasajeros en 800 metros cuadrados para duplicar las operaciones. Además ya se extendió la pista con 590 metros más de largo y 20 metros más de ancho que aumentó la capacidad operativa del aeropuerto y la seguridad operacional. En cuanto a la tecnología, se realizó la instalación del nuevo sistema de balizamiento que logró operar en condiciones meteorológicas antes restringidas evitando desvíos, cancelaciones y demoras.

Por último, la estación ya cuenta con un nuevo estacionamiento subterráneo con capacidad para 624 cocheras con espacios para movilidad reducida y embarazadas, distribuidos en dos niveles, que a su vez están conectados a través de ascensores.


Imágenes: Ministerio de Transporte