fbpx

El viernes 17 de abril no será un día más para Luis Eduardo Melnik, Capitán Latam Cargo y piloto del avión que desde Brasil trajo células madre que permitirán transplantar a un paciente en la Argentina.

La pandemia de COVID-19 golpea con fuerza al sector aéreo. Con las fronteras cerradas y más del 90% de la flota de aviones de pasajeros en tierra, la industria vive la crisis más severa en su historia.

En ese contexto, los aviones de carga son los únicos que mantienen libertad de tránsito internacional ya que cumplen un papel clave en el abastecimiento de insumos de todo tipo, en estos tiempos, especialmente médicos.

En este caso, un Boeing 767 de Latam Cargo despegó desde el Aeropuerto Internacional de Viracopos (Brasil) a las 20.59 hora local, con destino al Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini (Buenos Aires) para transportar células madre (también denominadas células progenitoras hematopoyéticas) en su cabina.

La salud de la región

El avión llegó a Ezeiza a las 23.44 hora local, con la custodia por parte del equipo de tripulación de las células, y la esperanza de salvar la vida de un paciente argentino con síndrome mielodisplásico.

El viaje de Latam Cargo se realizó como parte del programa Avión Solidario, por el que la compañía dispone desde hace 9 años de su estructura, conectividad y capacidad de transporte tanto del negocio de pasajeros como el de carga para atender necesidades de salud de la región.

Por medio de Avión Solidario el año pasado, el Grupo transportó más de 4000 pacientes y equipos multidisciplinarios (de salud, insumos médicos), órganos y tejidos.

Equipo multidisciplinario

En este caso, Latam Cargo se puso a disposición del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) comprometiéndose a transportar las células.

Un equipo multidisciplinario del Grupo Latam, integrado por más de 30 personas, planificó en tiempo récord la operación, así como el entrenamiento de la tripulación sobre los protocolos de manipulación y cuidado de las células a transportar, entre otros aspectos.

“En un contexto de pandemia los vuelos de carga cobran más fuerza que nunca, y un programa como Avión Solidario se vuelve una esperanza de vida. Estamos enfrentando la crisis más grande de nuestra historia, pero no dejaremos de hacer todos los esfuerzos posibles para que un vuelo nuestro pueda brindar una oportunidad de vida a una persona”, dijo el capitán Melnik.

Un equipo multidisciplinario del Grupo Latam, integrado por más de 30 personas, planificó en tiempo récord la operación, así como el entrenamiento de la tripulación sobre los protocolos de manipulación y cuidado de las células a transportar, entre otros aspectos. Todo se coordinó con el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai).

Desde el Registro de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) del Incucai -organismo que impulsa, normatiza, coordina y fiscaliza las actividades de donación y trasplante de órganos, tejidos y células en la Argentina-, destacaron que en el contexto de la pandemia del COVID-19, el Registro de CPH junto a los equipos de trasplante evalúa caso por caso para brindarle la mejor alternativa posible para cada paciente.

“Están cambiando las formas de trabajar y esta pandemia nos pone a prueba a todos, pero afortunadamente estamos logrando que los pacientes que requieran un trasplante de médula con donante del exterior puedan acceder al mismo. En este caso, gracias a un donante de Brasil y el apoyo de Latam Cargo, un paciente argentino podrá ser trasplantado”, dijeron desde el organismo según informó Latam mediante un comunicado.

Dejar un comentario