Las importaciones siguen siendo responsables del saldo comercial positivo de la balanza que mide el intercambio de la Argentina con el mundo, según el último informe de la consultora Ecolatina.

Abril pasado fue el 8° mes consecutivo de superávit (algo que no se registraba desde 2014) y las explicaciones se inclinan más hacia el lado del desplome de las importaciones: -31,5% en el mes pasado respecto de abril de 2018, y -29% en el acumulado del año.

Esta caída sistemática de las compras externas generó en abril un saldo positivo de US$ 1100 millones (una fuerte reversión del déficit de US$ 900 millones de abril de 2018) y un acumulado de US$ 3150 millones en los primeros cuatro meses de 2019 (un impactante avance en comparación con el déficit de US$ 3300 millones del primer cuatrimestre de 2018).

Exportaciones débiles

¿Inciden las exportaciones en estos saldos positivos de balanza comercial? En abril aumentaron 1,7%; en el acumulado registraron un retroceso de -1,1%.

Fuente: Ecolatina, en base a INDEC y datos propios“A pesar de que las cantidades exportadas treparon un 4% interanual en el primer cuatrimestre (impulsadas, justamente, por los productos primarios y las MOA), la baja interanual del 5% en los precios revirtió esta mejora”, ampliaron.

A su vez, “los volúmenes importados se desplomaron un 28% interanual, de modo que la contracción de 2% en sus precios, si bien agravó la caída de las importaciones, tuvo un efecto menor. En un patrón típico de las recesiones, los retrocesos los lideran los bienes finales: vehículos cae casi 60%  y bienes de consumo 33%”, explicaron desde Ecolatina.

Proyección de superávit

La consultora estimó que si se mantuvieran los precios de 2018, “el superávit rondaría US$ 3800 millones, es decir que sería un 22% mayor”.

De esta manera, el Gobierno podrá exhibir una mejora “significativa” en el frente externo.

“El encarecimiento relativo de los bienes externos –por el avance de la competitividad cambiaria– y el deterioro de la demanda local, que golpea a las importaciones y alienta a las exportaciones (menores ventas internas que obligan a la búsqueda de nuevos mercados), se traduce en una recuperación del superávit comercial que se había perdido en 2017 y 2018”, sintetizaron.

Como balance final, los US$ 10.000 millones de dólares que arrojará el saldo comercial en 2019 serán divisas suficientes “en momentos de necesidades financieras”. Gracias a una cosecha gruesa récord. Y gracias al deterioro de las importaciones.

Variación interanual (%) y saldo comercial (en US$ millones). Fuente: Abeceb.

Comportamiento de los mercados

Por su parte, en su análisis, la consultora Abeceb remarcó que la Argentina cerró abril con exportaciones por US$ 5305 millones e importaciones por US$ 4174 millones. Con un volumen total del comercio de US$ 9479 millones (-16,2% en términos interanuales), “como consecuencia de la desaceleración del comercio global con Estados Unidos y China en el centro de la disputa”, argumentaron.

“Las importaciones continúan mostrando retrocesos de la misma magnitud que los evidenciados durante el mes de marzo, con una caída interanual del orden del 31,6% (con disminuciones de los precios, del 12,7% y de las cantidades del 29,1%), en congruencia con un contexto recesivo y con un tipo de cambio que se incrementó un 4,1%”, explica la consultora.

Abeceb analizó los mercados de la exportación argentina, y concluyeron que Asia y Medio Oriente fueron los destinos más dinámicos: Corea aumentó un 322% sus compras a la Argentina y el Asean un 40,3%, sumando en total US$ 1017 millones. Medio Oriente compró un 20% más y Egipto un 15,6%, para sumar en conjunto US$ 687 millones.

Los destinos tradicionales de la Argentina, que representaron el 33,6% de los embarques, Mercosur y la Unión Europea, retrocedieron casi un 8 y 6 por ciento, respectivamente.

“Por el lado de las importaciones, se observan caídas significativas en la casi totalidad de los orígenes”, destacaron también desde Abeceb. Las compras originadas en el Mercosur se replegaron en -40,6%; China, -36,4%; la Unión Europea, -29,1%, y el NAFTA, -26,5%.

Dejar un comentario