Bolsonaro fue a Uruguay lo que Guzmán a Cristina Kirchner: el protagonismo noticioso que logró el gobierno de Lacalle Pou al anunciar el “final positivo” del estudio de factibilidad para un acuerdo comercial con China, duró algo más de 12 horas.

Así como el sábado 2 de julio el entonces ministro de Economía de Argentina comunicaba por las redes su decisión de renunciar al cargo y desplazaba del centro de la escena a Cristina Fernández –que en un acto en Ensenada desplegaba críticas a la administración de Alberto Fernández, de la que es vicepresidenta-, el presidente de Brasil hizo hoy lo mismo con el avance de las conversaciones entre China y Uruguay para alcanzar un futuro acuerdo bilateral.

Bolsonaro confirmó que no irá a la Cumbre del Mercosur que se celebrará la próxima semana en Paraguay. “Dije que no voy. En política puedes volver atrás en algunas cosas, pero mi decisión hasta el momento es de no ir”, dijo durante una entrevista difundida hoy por CNN Brasil.

Giro

En cuestión de minutos los análisis cambiaron.

Desde que ayer Lacalle Pou anunció “los beneficios” que surgen del estudio de impacto de un futuro Tratado de Libre Comercio (TLC) para China y Uruguay, y el pronto comienzo de las negociaciones bilaterales para concretarlo, en Montevideo se regodeaban elogiando el timing para difundir la información, una semana antes de la próxima cumbre presidencial del bloque.

“Es muy bueno que se haya hecho pública la culminación del estudio antes de la Cumbre del Mercosur para que el tema de la flexibilización vuelva a ser tratado pero ya con el estudio terminado y un nuevo impulso de Uruguay y China de querer avanzar”, dijo, por caso, Ignacio Bartesaghi, reconocido analista uruguayo.

Pero cuando todo parecía encaminado para que la primera reunión presencial de los mandatarios del Mercosur tras dos años de cumbres virtuales a causa de la pandemia fuera el escenario de ese debate, Bolsonaro se despachó con que no irá a Asunción el 21 del actual.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, anuncia la conclusión del estudio de factibilidad para un acuerdo comercial con China. Imagen: Presidencia Uruguay.

Especulaciones

A partir de ese momento comenzaron las especulaciones respecto de si la Cumbre se hará de todos modos, y si en ese contexto queda lugar para debatir sobre la “flexibilización” del bloque (término con el que se refieren a que cada miembro pueda firmar acuerdos comerciales con terceros países sin necesidad de negociarlos en bloque, tal como establece el estatuto del Mercosur), que tiene en Uruguay a su principal promotor.

Otra de las dudas que circuló con intensidad en la tarde del miércoles tiene que ver con el contenido del estudio de factibilidad.

Hasta ahora, los supuestos beneficios de un acuerdo Uruguay-China sólo se sustentan en las declaraciones del presidente Lacalle Pou y de algunos analistas uruguayos ya que, según pudo saber Trade News, el mismo no es -¿y no será?- público.

Versión china

En simultáneo, se difundió una transcripción de las declaraciones de un vocero del Ministerio de Comercio de China en las que el funcionario habla de la “gran importancia” que el gigante asiático le concede al establecimiento de relaciones en busca de un TLC con Uruguay.

“Desde el lanzamiento del estudio conjunto de viabilidad del TLC entre China y Uruguay en septiembre del año pasado, los equipos de trabajo de ambas partes han colaborado estrechamente y han realizado los estudios pertinentes de forma sólida. En la actualidad, el estudio de viabilidad conjunto ha concluido con éxito. Ambas partes continuarán comunicándose activamente para discutir el siguiente paso de la cooperación del TLC China-Uruguay y mejorar aún más el nivel de cooperación económica y comercial entre los dos países”, dijo el vocero.

Y en un gesto diplomático, agregó: “Al mismo tiempo, estamos abiertos a negociar TLC con otros miembros del Mercosur y del conjunto. China está dispuesta a profundizar en su cooperación mutuamente beneficiosa con los países del Mercosur a través de diversas vías, incluida la negociación de TLC”.

Por ahora, lo único seguro es que en la próxima cumbre presidencial del bloque, programada para la semana próxima, Paraguay traspasará la presidencia pro témpore a Uruguay. Para conocer más detalles sobre la reunión y su contenido, habrá que esperar.


Imagen de portada: jeso.carneiro