fbpx

El gobierno de Jair Bolsonaro priorizará las inversiones en transporte ferroviario, modo que transporte en Brasil sólo el 15% de las mercaderías mientras que por carretera se mueve el 65% de los bienes.

Así lo confirmó el secretario de Transporte Terrestre del Ministerio de Infraestructura, Marcello Costa, quien aseguró que el tren volverá a convertirse en foco de inversiones luego de décadas de estancamiento y pasará a tener mayor prioridad en el modelo logístico nacional.

Costa es doctor en Transporte con especialidad en logística por la Universidad de Brasilia, y aseguró en diálogo con la Agencia Brasil, reproducido por Datamar, que los modos de transporte deben reflejar las características geográficas, dimensiones, distancias y tipos de carga que se transportan.

Participación

“Producimos una cantidad significativa de materias primas, minerales o agricultura, transportadas a largas distancias, lejos de los grandes puertos. Tenemos que adaptarnos a las formas más competitivas, como el modo ferroviario ”, señaló.

Según el Ministerio de Infraestructura, Brasil utiliza el ferrocarril para transportar el 15% de los grandes volúmenes. El modo carretero representa el 65%. La planificación que sigue el Ministerio apunta a equilibrar la matriz de transporte, invirtiendo principalmente en los modos que mejor se adaptan al país, que a su juicio son el ferrocarril y las vías navegables, incluido el transporte marítimo costero.

Planificación logística

Brasil plasmó su estrategia en el Plan Logístico Nacional (PNL), que cubre el período comprendido entre 2018 y 2025 y prevé duplicar la participación del modo ferroviario. “El objetivo es aumentar la participación del ferrocarril en la logística brasileña al 31-32%”, dice Costa.

“Un ferrocarril tarda aproximadamente una década en completarse y se opera durante 20, 30 años. Este horizonte de planificación es razonable”, sostuvo el funcionario.

El plan de trabajo incluye la recuperación de tramos, la mejora de vías antiguas y de bajo rendimiento y la construcción de nuevas vías férreas modernas y eficientes.

“Necesitamos incrementar la capacidad de la red existente en estos 29.000 kilómetros, principalmente los 9000 no operativos. Necesitamos potenciar nuevamente y aumentar la capacidad de la red ferroviaria, que aún es del siglo pasado. La velocidad promedio de transporte de carga por ferrocarril ronda los 23 km/h, lo que demuestra el primer desafío a superar para aumentar la eficiencia”, explicó.

“La infraestructura brasileña es una gran oportunidad de negocio. Tenemos mucho vencimiento en nuestros contratos de concesión, lo que atrae aún más inversores”, detalló.


Fuente: Datamar