fbpx

La crisis de los contenedores no afecta sólo a los principales mercados que operan negocios internacionales en el mundo como China, Estados Unidos y Europa. De hecho, el efecto derrame ya se expande a todo el mundo.

La Cámara de Exportadores de Café de Brasil (Cecafé) señaló que el faltante de contenedores para exportación, producto de la disrupción global en las cadenas logísticas debido a los rebrotes de Covid en China y la congestión de buques en los puertos de Asia, Estados Unidos y Europa, provocó un impacto millonario en los últimos meses.

De acuerdo con el director ejecutivo de la Cámara, Marcos Matos, se dejaron de exportar “más de US$ 500 millones”, o el equivalente a “3,5 millones de sacos” en los últimos meses.

Según el director de Cecafé, hubo una demanda reprimida generada por la pandemia, que “provocó un desequilibrio” en la dinámica del uso de contenedores. “El país representa el 1,3% del mercado global de carga de contenedores, y para nosotros los contenedores representan un 7% en volumen, pero un 42% en valor, debido a la carga con mayor valor agregado”, dijo Matos.

Plan de emeregencia

A fines de agosto, entidades agroindustriales y el Frente Parlamentario por la Agricultura (FPA) enviaron una carta oficial al Ministerio de Infraestructura solicitando una reunión con el ministro Tarcísio Gomes de Freitas para debatir la construcción de un plan de contingencia.

Según el Ministerio, el gobierno federal discutió alternativas con el sector para minimizar el problema, pero aseveró que no tiene la “competencia” para actuar directamente y revertir la escasez de unidades.

“Dado que el transporte marítimo es una actividad que realizan empresas privadas, la disponibilidad de contenedores es parte de las estrategias operativas de cada empresa”, dijo el Ministerio en un comunicado.


Fuente: Datamar