El gobierno de Lula sigue determinado a avanzar en la concesión de puertos a manos privadas, luego de una impasse en el ritmo de licitaciones que se vio durante la adminsitración de Jair Bolsonaro.

En tal sentido, la Agencia Nacional de Transporte por Agua (Antaq) realizó una serio de audiencias públicas para nutrirse de la opinión de los stakeholders respecto de los cambios o sugerencias a la hora de elaborar los pliegos, licitar y concesionar terminales.

La semana pasada, Antaq recibió 38 propuestas para modificar los parámetros de las concesiones luego de un período de consulta previa que, no obstante, no serán vinculantes.

Propuestas

De acuerdo con información divulgada por el portal Datamar, una vez el equipo técnico finalice el análisis, las resoluciones serán enviadas al Directorio para su aprobación definitiva. En caso de aceptarse alguna de las sugerencias de la etapa de audiencia pública, los documentos se revisarán antes de ser sometidos a la deliberación del directorio.

Destacaron propuestas de modificación a las resoluciones 85 y 61. En el primer caso, le otorgan a la Antaq autoridad para evaluar y deliberar sobre el reequilibrio de los contratos de concesión y especifican los objetivos de la revisión (distintos a una revisión tarifaria) al tiempo que se reconoce la validación de ordenanzas y normas aplicadas por la autoridad otorgante, especialmente en lo que respecta al mérito del contrato y su reequilibrio.

En el segundo caso se centran en la definición y revisión de los parámetros de concesión. La agencia ha aclarado estos parámetros para aumentar la flexibilidad y ha especificado la autoridad de Antaq sobre los criterios, junto con los procedimientos de la autoridad portuaria, la consulta con los usuarios, los plazos y los flujos de trabajo.