fbpx

La naviera Maersk anunció la suspensión del servicio Bossa Nova en el puerto de Buenos Aires, y posa un nuevo signo de pregunta sobre la realidad del principal puerto de contenedores del país y su conectividad merced a los feeders.

El servicio conectaba los puertos de la costa este de América del Sur con los puertos del Mediterráneo.

Maersk informó que el último buque del Bossa Nova será el Litani, de la naviera francesa CMA CGM, que tocará Buenos Aires el 19 de diciembre.

Nueva rotación

“Continuaremos sirviendo a Buenos Aires desde y hacia el Mediterráneo con la siguiente configuración:

  • Exportaciones del Mediterráneo a Buenos Aires: transbordo a través de Itapoá, Brasil.
  • Exportaciones de Buenos Aires al Mediterráneo: transbordo a través de Santos, Brasil”, indicó Maersk.

La nueva rotación del Bossa Nova excluirá entonces Buenos Aires y conectará los puertos europeos de Marsaloxx, Genova, Barcelona, Valencia y Tangier sólo con los brasileños de Salvador, Santos, Paranaguá, Itapoá, Río Grande, Itajaí y Sepetiba.

Poca carga

Fuentes del Grupo Maersk en la Argentina explicaron ante una consulta de Trade News que la decisión obedece a “la poca carga que estaba moviendo el barco en Buenos Aires”.

“Hacer todo el deployment del barco, para tan pocos movimientos, tenía un costo altísimo”, argumentaron.

5 comentarios

Dejar un comentario