fbpx

La Administración General de Puertos (AGP), organismo descentralizado del Ministerio de Transporte para el control y administración de los concesionarios de las terminales de contenedores del Puerto Buenos Aires, introdujo cambios en el cobro de las tarifas de importación.

Establece qué tipo de tarifa deberán percibir las terminales cuando las cargas, con turno asignado dentro del plazo forzoso (7 días corridos), sean objeto de una alerta aduanero y deban ser sometidas a control físico.

Alertas aduaneras

De acuerdo con la resolución 81/2020, publicada en el Boletín Oficial, cuando la entrega de las cargas excedan el plazo de los 7 días corridos  posteriores al cierre de ingreso del depósito en el sistema aduanero, se aplicará “la tarifa T2 siempre y cuando tal situación no fuera por causas imputables a las terminales o que la solicitud del turno de retiro se produjera posterior al 5° día inclusive contado desde el cierre de ingreso a depósito en el sistema de Aduana”.

En tanto, para las cargas oficializadas con turno confirmado para su retiro dentro del plazo contemplado por la tarifa T1 (7 días corridos), y que resultaren afectadas por un alerta de destinaciones oficializadas (ADO) o un alerta de drogas peligrosas “para lo cual el servicio aduanero solicite extraordinariamente una verificación física y/o escaneo u otra medida de control no prevista al realizar la coordinación original del turno, las Terminales Portuarias deberán instrumentar los medios necesarios para la inspección aduanera y su posterior entrega manteniendo el cobro de la tarifa 1”.

Asimismo, se establece que “las terminales portuarias estarán facultadas a exigir al representante de la carga la presentación de la documentación que acredite fehacientemente tal situación, pudiendo facturar el resto de los servicios realizados”.

Fundamentos

“Se ha observado la necesidad de armonizar la facultad de control por parte del servicio aduanero con los intereses económicos de los importadores en aquellas cargas oficializadas que cuenten con turno confirmado de retiro dentro del plazo de aplicación de la tarifa T1 y que fueran afectadas por un Alerta de Destinaciones Oficializadas (ADO) o un Alerta de Drogas Peligrosas, requiriendo extraordinariamente una verificación física, escaneo u otra medida de control no prevista al realizar la coordinación original del turno”, argumentó la AGP tras agregar que “en estas situaciones se deberá exigir a las terminales portuarias extender la tarifa T1 hasta que se puedan realizar las operaciones requeridas de control y su posterior entrega”.

La AGP ya había dispuesto una extensión del período de libre almacenamiento –plazo en que se cobra la tarifa T1– de 5 a 7 días, al tiempo que modificó período a partir del cual se empieza a computar el plazo: antes era la finalización de la descarga del buque, ahora es el cierre del ingreso a depósito en el sistema de la Aduana.

La Cámara de Importadores señaló lo actuado “materializa un pedido que la CIRA a la AGP” y es una muestra del diálogo público-privado que “facilita el trabajo de las empresas, aportándoles mayor previsibilidad y la consiguiente disminución de sus costos”.