La “inserción inteligente” de la Argentina en el mundo tiene sus frutos. Al menos eso coincidieron en señalar el canciller, Jorge Faurie, y el presidente del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), Adalberto Rodríguez Giavarini.

Anoche, durante la cena anual del CARI, ambos atribuyeron la ayuda internacional que el país está recibiendo para localizar al desparecido submarino ARA San Juan al cambio en la política de relacionamiento exterior de la Argentina.

La tradicional comida de fin de año de la organización, uno de los think tank más importantes de la Argentina (5º entre los principales de América del Sur y Central, y 38º entre los mejores 150 del mundo según el informe 2014 publicado por el Programa de Think Tanks y Sociedades Civiles de la Universidad de Pensilvania), convocó en La Rural a:

*Dos ex Presidentes: Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde

Eduardo Duhalde y Fernando de la Rúa (Gentileza CARI)

*Miembros del Gabinete nacional: además de Faurie estuvieron la titular de Seguridad, Patricia Bullrich, y el Secretario de Estrategia de la Presidencia, Fulvio Pompeo)

*Políticos de diferentes fuerzas: el jefe del bloque de diputados del PRO, Nicolás Massot; el ex senador Eduardo Menem; el ex diputado Alfredo Atanasof; el ex ministro de Economía Roberto Lavagna

*Diplomáticos locales y extranjeros: los embajadores Pedro Villagra Delgado, sherpa para el G20; Roberto García Moritán y Fernando Petrella; Teresa Castaldo (embajadora de Italia); Mark Kent (embajador del Reino Unido); Javier Sandomingo Nuñez (embajador de España); y Tom Cooney (Encargado de Negocios de Estados Unidos), entre otros

*Empresarios: Eduardo Eurenekian, Cristiano Ratazzi y Santiago Soldati

*Personalidades relacionadas con el mundo de la política exterior como Antonio Estrany y Gendre, Alieto Guadagni y Marcelo Elizondo, y representantes del Poder Judicial.

La noche tuvo sólo dos oradores.

Primero fue el turno del “dueño de casa”: Rodríguez Giavarini.

Antes de pronunciar su breve mensaje, el ex canciller pidió “un minuto de reflexión por los 44 argentinos que están siendo buscados en nuestro territorio marítimo” y agradeció especialmente la ayuda internacional que atribuyó a la nueva política de relacionamiento externo del país.

“Esto muestra que la inserción inteligente al mundo tiene respuestas positivas para el bien común”, dijo.

Festejo generalizado

Luego sería más enfático aún al asegurar que el “regreso de la Argentina al mundo es festejado por todos”.

Después de mencionar que en el CARI los valores son el diálogo, la pluralidad y la convivencia ciudadana, Rodríguez Giavarini recordó que la institución festejará en 2018 40 años, y que ese aniversario los encontrará trabajando desde el T20 (el Think20 es un foro cuyo objetivo es generar propuestas y recomendaciones para elevar a la presidencia argentina del G20) “por el éxito de la gran reunión del G20”, con CIPPEC y otras instituciones de la sociedad civil.

El canciller Faurie habló durante casi media hora.

Al igual que Rodríguez Giavarini comenzó su discurso con una referencia al ARA San Juan. Se mostró esperanzado de poder encontrar a los 44 marinos y expresó su “profundo agradecimiento a los 13 países que de manera generosa salieron a ofrecer su espacio de cooperación y sobre todo los medios, algunos de los que no teníamos disponibles para hacer la búsqueda de los 44 tripulantes”.

El canciller mencionó que quizá nunca se ha visto un ejercicio de rescate semejante en el mar que haya coordinado con su trabajo a tantos países que han logrado tener una “mirada superadora”.

“Con esta actitud todos estamos construyendo un mundo mejor y haciendo un esfuerzo para superar nuestras diferencias”, aseveró Faurie.

“La Argentina asumió el desafío de lograr una inserción inteligente en el sistema internacional, que le permita tener un rol protagónico”, dijo el canciller.

Y agregó: “Está más claro que nunca que nuestro país debe aprovechar esta oportunidad y satisfacer las exigencias de ciudadanías cada vez más demandantes, en un contexto de veloces transformaciones y múltiples estímulos”.

“Tenemos que conectarnos con el mundo para obtener lo que necesitamos de ellos”, agregó el ministro que había lamentado el encierro en el que vivió el país.

Fin del encierro

“Luego de un ciclo de encierro, el Gobierno del presidente Mauricio Macri debió liderar una política exterior pragmática, sin dejar de lado los principios y valores fundamentales de la Argentina, que nos permitiera ser referentes en el ámbito internacional”, aseguró antes de explicar que el objetivo principal de todo ese esfuerzo “es lograr el bienestar para que nuestra sociedad sea abierta, justa, inclusiva e integrada”.

Por último, enumeró de la agenda de acontecimientos internacionales que tendrán a la Argentina como sede: “Organizamos la 11ª Conferencia Ministerial de la OMC, presidiremos el G20, la Conferencia de la ONU sobre Cooperación Sur-Sur en 2019, la Expo Buenos Aires 2023, los Juegos Olímpicos de la Juventud, la Conferencia Internacional de Turismo y la reunión del Tratado Antártico”. “Todo eso permite a nuestro país constituirse en actor relevante, facilitando consensos en una época difícil”, concluyó Faurie.