Desde hace un par de semanas, incentivado por la divulgación en los medios de comunicación, un fantasma comenzó a circular entre los contactos de WhatsApp, las conversaciones telefónicas y toda charla que se dé en el sector importador: la CEF.

La sigla –que significa Capacidad Económico Financiera-, y es poco conocida fuera de los círculos vinculados a la actividad principalmente importadora, pasó a ser tendencia.

La CEF nació en agosto de 2018 con el dictado de la Resolución General AFIP 4294-2018 como una herramienta de la gestión de riesgos, para el mejor control y evaluación de la capacidad económico financiera de un operador, monitoreando y asegurando el origen lícito de los fondos utilizados para los pagos al exterior.

Polémica

Desde un principio fue una medida polémica porque, basada en las presentaciones que una empresa realiza ante distintas agencias de control y fundamentalmente la AFIP, esta administración jamás ha divulgado el algoritmo utilizado para llegar mensualmente a una cifra que determina esa capacidad económica para operar. Más allá de que se hace sobre una actividad como el comercio exterior donde hay múltiples variantes para poder realizar una ponderación medianamente seria.

El proceso de evaluación mensual se efectúa los días 25 de cada mes y tiene efecto durante todo el mes siguiente.

Si bien el sistema admite la solicitud de reproceso y de disconformidad como herramientas de la empresa para corregir estimaciones erróneas, la preocupación real que actualmente atraviesa al mercado no es lo que la norma dispone ni los recursos que la empresa pueda tener a mano: la cuestión central radica en el riesgo potencial de utilizar la CEF como una vara ordenadora en la administración de importaciones, haciendo caer a un segundo plano la división del tratamiento entre mercaderías de licencia automática y no automática, transformando a esta herramienta en el más sofisticado tope para-arancelario al ingreso de mercaderías del exterior.

Cepo sofisticado

Quizá resulta más apropiado y justo decir: sofisticado sistema que evite la salida de divisas más que el ingreso de mercaderías del exterior porque, se sabe sobradamente, que desde mediados de 2018 cuando la Argentina vio cerrada la posibilidad de acceso al mercado de capitales y debió recurrir al FMI, el país vive sin financiamiento internacional y transita la etapa más cruel de la restricción externa.

Situación que obligó a la refinanciación de pasivos a futuro con la certeza de que ajustando en mayor o menor medida su economía el crecimiento sostenido de la economía sólo generará saldos destinados a “levantar el muerto” durante mucho tiempo.

En este contexto cada compra que se realiza al exterior debe tener una contrapartida de divisas que la respalde.

Ayuda extra

En la sequía de disponibilidad de divisas a mediados de 2020, la Comunicación A 7030 “cerró” el MULC (Mercado Único y Libre de Cambios) prácticamente hasta el 1º de agosto de ese año.

Hoy, tal vez llegó la hora del CEF para taponar y dilatar el acceso al mercado.

La diferencia básica es que la Comunicación A 7030 salió para todos, y el F 24 que impide oficializar SIMIs por CEF insuficiente, resulta del testimonio de las empresas a las que les ha sucedido o vieron un monto insuficiente en el sitio web.

Algunos consejos que pueden ayudar en la gestión del día a día, en medio de esta emergencia:

  • Claramente la CEF es un cupo mensual en pesos.
  • Hay una inestimable cantidad de contribuyentes que nunca han tenido CEF en su sitio web en AFIP y que no están alcanzados por esta situación viralizada.
  • La AFIP está incorporándolos en forma segmentada adjudicándoles un monto CEF.
  • Ocupan capacidad CEF las SIMIS en estado oficializadas, en estado observadas, en estado Salidas y Canceladas, porque por una SIMI que ha sido utilizada en su totalidad en uno o más despachos de importación a consumo no liberaran capacidad CEF hasta el mes siguiente de su utilización.
  • Dentro del mes de su vigencia, la SIMPES (Sistema Integral de Monitoreo de Pagos al Exterior de Servicios) para pago de servicios ocupa también capacidad CEF.

Sugerencia: es conveniente revisar la base de SIMIs y limpiar lo que no está en curso para no tener CEF ocupado, sin sentido.

Sugerencia adicional: no embarcar mercadería confiando en que las licencias saldrán en tiempo y forma.


El autor es integrante del Estudio de asesoramiento normativo y gestión aduanera Quality Comex SRL