fbpx

CelsurComo parte del 25° aniversario de trayectoria en el mercado, Celsur Logística renovó su imagen de marca.

La empresa, líder en el segmento de “contract logistics” encaró una campaña de rebranding que incluyó un nuevo logo caracterizado por el dinamismo y por el refuerzo de la identidad de la compañía, al tiempo que renovó su página web y su estrategia de relacionamiento digital con los clientes con fuerte foco en la red empresaria LinkedIn.

“Tratamos de mantener la identidad original de la compañía pero también mostrar nuestra evolución marcada por una fuerte adaptación a las nuevas herramientas, a las nuevas tecnologías y a las nuevas tendencias”, explicó el gerente general de la compañía de servicios logísticos integrales, Marcelo Ormachea.

El rebranding de uno de los líderes del mercado de soluciones logísticas integrales

“Cuando Celsur vino a la Argentina, todavía la logística se entendía como algo relacionado a procesos militares, recién comenzaba a aparecer en América Latina como una actividad de soporte comercial. Inclusive muchas compañías todavía no tenían la división de logística estructurada, sino que la misma era el depósito o transporte, y estaban asociados a procesos de venta, o a las áreas de manufacturas. Nacimos como un operador logístico, mientras que la gran mayoría de las empresas que operan hoy en Argentina, son una consecuencia de la evolución de una firma de transporte que se convirtió en operador logístico”, explicó el ejecutivo.

Experiencia

Mejorar la experiencia del usuario, adaptación a los nuevos entornos y reafirmación de los valores, trayectoria e integridad de la firma fueron los aspectos tomados en cuenta a la hora de lograr una nueva percepción de marca en el mercado.

La historia de resiliencia a lo largo de los últimos 25 años, marcados por los cambios y la consolidación a la vez, fueron clave para esta nueva identidad de marca pensada para la experiencia digital.

Celsur es un proveedor de servicios logísticos integrales que provee soluciones dinámicas y de estándares internacionales, pero con la flexibilidad necesaria para cubrir cada eslabón de la cadena de suministros.