fbpx

El duro presente de América latina parece no afectar el optimismo de quienes viven aquí. De acuerdo con el Indicador de Clima Económico (ICE) elaborado por la Fundación Getulio Vargas (FGV) de Brasil, el entorno en la región avanza, pese a todo, con mejores expectativas.

El ICE es una media geométrica entre el Indicador de Situación Actual (ISA) y el Indicador de Expectativas (IE).

Según el relevamiento de la FGV, el ISA cayó entre el segundo y tercer trimestre de 2020, de 89,6 puntos negativos a 98 puntos negativos, mientras que el IE pasó de 22,3 puntos negativos a 41,1 puntos positivos.

Argumentos

¿Cómo se explica que habiendo empeorado el Indicador de Situación Actual el Indicador de Expectativas haya tenido semejante mejoría?, consultó Trade News a Lia Valls, investigadora de FGV IBRE.

“Mientras el ISA se refiere a la situación actual, el IE mide las expectativas de lo que los expertos esperan en los próximos seis meses. Las personas entrevistadas pueden pensar que la situación ha empeorado ahora, pero que en seis meses estará mejor. Es un resultado que ya ha se dio otras veces, por ejemplo, cuando se elige un nuevo presidente y los expertos piensan que en ese momento la situación es mala, pero que todo cambiará para mejor cuando el nuevo presidente asuma el cargo. Hoy pueden pensar que los efectos de la pandemia empeoraron el clima económico entre abril y julio, pero esperan que en seis meses, con una posible relajación de las medidas de bloqueo la economia, se pueda estar en un clima económico favorable y/o evaluar que el tema de la pandemia tiende a tener menos impacto en la actividad económica”, dijo Valls.

La mejora del clima económico se explica, por tanto, por la reversión de expectativas que pasaron de pesimistas a optimistas, al tiempo que empeoraban las evaluaciones de la situación actual.

Brecha histórica

Desde la FGV destacaron que la diferencia entre el IE y el ISA (de 139,1 puntos), es la mayor de la serie histórica. Esa enorme brecha entre lo que muestra la realidad y las expectativas a corto plazo indican que la región habría superado lo peor de la crisis y que a partir de ahora, la economía entraría en una fase de recuperación.

En la última edición de la investigación, la FGV incluyó una encuesta especial que ayuda a explicar esos resultados.

La pregunta principal de la misma fue: “Además de la pandemia de Covid-19 y las medidas de distanciamiento social, ¿qué factores influyeron más en su revisión del crecimiento del PBI?”. Los participantes podían elegir hasta tres opciones como respuesta.

Esta innovación surgió a partir de las respuestas de uma encuesta anterior en la que, a excepción de los expertos de Ecuador, todos los consultados consideraron que la previsión de crecimiento del PBI en 2020 realizada en el tercer trimestre era peor que la realizada a fines de 2019.

Resultados por país

A excepción de México (pese a que la caída no fue significativa registró un descenso de 2,5 puntos), el ICE aumentó en todos los países seleccionados para el análisis. Sin embargo, todos permanecen en la zona desfavorable, con un porcentaje de respuestas negativas por encima de las positivas.

Los mayores avances del ICE en la comparación entre el 3º y 2º trimestres de 2020 se dieron en Argentina (39,7 puntos), seguido por Brasil (28,9 puntos) y Paraguay (28,5 puntos).

Con estos resultados, el ICE más alto (es decir, el menos malo) pasó a ser el de Argentina (27,5 puntos negativos). Los especialistas de la FGV atribuyen esa mejoría a que cuando se realizó la encuesta nuestro país había avanzado en el proceso de renegociación de la deuda, y a ello se sumaría “el desempeño relativamente favorable en el combate a la pandemia”.

La mejora del ICE en los países está asociada a los resultados del indicador de expectativas. En el segundo trimestre de 2020, el IE fue positivo en Chile, Colombia y Uruguay. En el tercer trimestre se suman a este grupo Argentina, Brasil, Paraguay y Perú.

Considerando el ICE Promedio de los últimos cuatro trimestres, todos los países latinos seleccionados cayeron en el índice, siendo Bolivia el país con mayor pérdida (13,2 puntos) y Uruguay con la menor variación (0,1 punto). En el tercer trimestre, Paraguay, seguido de Colombia y Uruguay, presentó los resultados menos desfavorables para ICE.

Proteccionismo pospandémico

Como respuesta a la pandemia, muchos países adoptaron medidas proteccionistas relacionadas con los equipos y suministros utilizados para combatir el Covid-19.

Al mismo tempo, la crisis disparó el debate sobre la vulnerabilidad en sectores estratégicos que dependen de un reducido número de proveedores extranjeros, señala el trabajo de la FGV.

Al igual que en la agricultura -sector considerado estratégico asociado al tema de seguridad alimentaria-, los países podrían comenzar a adoptar medidas proteccionistas para estimular la producción nacional de insumos asociados al sector médico, entre otros.

Por ello, se preguntó a los expertos si piensan que la tendencia proteccionista actual continuará post pandemia.

El 59,85% de los expertos consultados dijo estar de acuerdo parcialmente con la idea de que el proteccionismo continúe después de la pandemia. El 25,5% dijo estar “totalmente de acuerdo” con que eso será así.

Por el contrario, sólo el 3,1% respondió estar en desacuerdo parcial o total.

La metodología

La Encuesta Económica de América latina se realiza com el objetivo de lograr el monitoreo y la predicción de tendencias económicas, con base en informaciones trimestrales facilitadas por expertos en las economías de sus países.

La encuesta se aplica con la misma metodologia, de modo simultâneo, en todos los países de la región. Se trata de un método que permite la construcción de un ágil y amplio panorama de la situación económica de los países y bloques económicos.

En el tercer trimestre de 2020 se consultó a 136 expertos económicos en 15 países de América latina.

La encuesta genera información tanto cualitativa como cuantitativa.

El Índice del Clima Económico (ICE) es el indicador-síntesis, compuesto por dos temas de naturaleza cualitativa: el Índice de Situación Actual (ISA) y el Índice de Expectativas (IE), que se refieren, respectivamente, a la situación económica general del país en el momento en el que se hace el estudio, y en los seis meses siguientes.

Dejar un comentario