La naviera francesa CMA CGM, tercer jugador del ránking mundial del transporte marítimo de contenedores, extendió su influencia en la industria logística: tras haberse quedado con CEVA, días atrás recibió la aprobación de la compra de Bolloré Logistics (BL), con lo que la nueva empresa se posicionará como el quinto operador logístico a nivel global.

Bolloré es un jugador líder en transporte y logística en Francia, con operaciones superiores a los 700.000 TEU por vía marítima y con casi 400.000 toneladas movidas por vía aérea. Asimismo, completa su huella en tierra con 900.000 metros cuadrados destinados al almacenamiento.

El integrador logístico francés CMA CGM pagó unos US$ 5260 millones por Bolloré. “Ahora podremos ofrecer a nuestros clientes una gama completa de servicios y ampliar nuestra experiencia a nuevos negocios”, dijo Saadé al confirmar la fusión con CEVA.

Integración

La Comisión Europea (CE) dio luz verde a la adquisición, pero impuso como condición la desinversión de una serie de activos sobre todo en el continente americano para intentar al menos impedir la consagración de la concentración y la integración logística.

Puntualmente, se refirieron a las actividades de Bolloré Logistics en Guadalupe, Martinica, San Martín y Guayana Francesa, así como de varios activos relacionados en Francia.

La investigación realizada por la CE destacó la necesidad de evitar posibles vínculos que dieran pie a vínculos verticales entre las actividades de transporte marítimo de CMA CGM y las operaciones logísticas de Bolloré Logistics. Las desinversiones requeridas mitigarán el riesgo de que CMA CGM privilegie a Bolloré Logistics en detrimento de los competidores, dada su significativa cuota de mercado en varios sectores.