El tratado bilateral de navegación entre la Argentina y Paraguay, firmado en 1967, será sujeto a estudio y análisis por parte de una comisión mixta inaugurada esta semana, a partir del mandato impuesto por los cancilleres de ambos países, Jorge Faurie y Luis Castiglioni, el 12 de noviembre pasado.

Entre los puntos salientes de la reunión se destaca la eliminación de la necesidad de embarcar prácticos argentinos en los buques de bandera paraguaya autopropulsados de hasta 135 metros de eslora y la necesidad de lograr un régimen de reconocimiento mutuo de los títulos de los profesionales a bordo.

La mesa de trabajo estuvo liderada por los vicecancilleres argentino y paraguayo, Daniel Raimondi y Hugo Saguier Caballero, respectivamente, quienes manifestaron su satisfacción por la adopción por parte de Argentina de medidas que favorecen la libre navegación, entre las que se encuentran la prórroga por dos años de los requisitos de altura de casco de doble fondo para las barcazas transportadoras de aceite vegetal y la flexibilización de las exigencias para el paso de convoyes en el Puente General Belgrano.

Prácticos y zona franca

La delegación argentina anunció, asimismo, “el pronto dictado de una normativa por la cual se ampliará a 135 metros de eslora en buques autopropulsados, la exención de embarcar práctico”, un planteo de larga data de los armadores paraguayos, y que motivó días atrás un conflicto con el buque Doña Annette.

Por su parte, los delegados paraguayos informaron que decidieron “restituir el emplazamiento actual de la zona franca en el Puerto de Rosario y su relocalización dentro de un área que posibilite su óptimo aprovechamiento y utilización acorde a las alternativas ofrecidas por la provincia de Santa Fe”, trámites que se realizarían dentro de los próximos 30 días.

Asimismo, se acordó la reducción del 50% de la tasa de Migraciones en todos los puertos de la Argentina y su ulterior disminución paulatina, al tiempo que se destacaron “los trabajos que se vienen adelantando para contar con una dársena preferencial para las operaciones de transbordo paraguayas en el Puerto de Buenos Aires”.

“Las Delegaciones coincidieron, igualmente, en la importancia de acordar un régimen uniforme para el reconocimiento de títulos y habilitaciones para el ejercicio del practicaje, encomendando dicha tarea a un grupo de expertos. Expresaron su voluntad de trabajar conjuntamente en la formación de profesionales de la navegación y, en esa línea, la Delegación argentina aceptó la invitación extendida por el Paraguay para visitar el Comando de Institutos Navales de Enseñanza (CINAE)”, indicó el comunicado de Cancillería.

La próxima reunión de la comisión mixta argentino-paraguaya se realizará durante el primer trimestre de 2019.