De la mano de una recuperación de las exportaciones pero, sobre todo, debido a una fuerte caída de las importaciones, el mes de enero arrojó un superávit en la balanza comercial de la Argentina, revirtiendo el resultado de enero de 2023, cuando se registró un déficit de más de US$ 440 millones. 

Así lo señala el último informe del intercambio comercial argentino publicado por el Indec, que destaca que las ventas aumentaron de manera interanual un 9,6%, sumando casi 5400 millones de dólares, al tiempo que las compras externas retrocedieron un 14%, totalizando 4600 millones de dólares.

En relación con las exportaciones, el crecimiento se debió principalmente al aumento en las cantidades embarcadas, dado que los precios tuvieron una caída superior al 9%.

El trigo se destacó en las ventas, con una recuperación tras la sequía que implicó un aumento del 69% en las cantidades enviadas. Por otra parte, las ventas de petróleo crudo también impulsaron la canasta exportadora, con un aumento del 31% en cantidades.

La única caída en las exportaciones se dio en las manufacturas industriales, con una retracción del 10% en cantidades y 5,5% en valores.