Distintos analistas del mercado señalaron que la liquidación de divisas por la exportación de la cosecha de soja no cumplía el ritmo esperado por el Gobierno.

No obstante, los últimos datos sugieren que la recaudación por derechos de exportación de mayo superó en un 136% a la de abril y en un 142% a la de marzo.

El último registro da cuenta de que ingresaron más de 850 millones de dólares en concepto de retenciones, la recaudación más alta desde diciembre de 2022, cuando el entonces ministro de Economía, Sergio Massa, instrumentó la segunda edición del Dólar Soja. 

En rigor, ya son 5 meses consecutivos de mejora interanual de la recaudación de los derechos de exportación, lo que confirma la recuperación del sector productivo luego de la sequía, al tiempo que anticipa mejores perspectivas respecto de la nueva política económica. 

Proyección

De hecho, entre enero y mayo, el ingreso por derechos de exportación fue de casi 2700 millones de dólares, un 45% por encima de 2023 y levemente por encima del promedio registrado entre 2015 y 2020.

El gobierno espera que la cosecha de soja ascienda a 50 millones de toneladas, el doble de lo registrado el año pasado. De acuerdo con las proyecciones, restarían registrarse exportaciones por 17,5 millones de toneladas de harina de soja, 4 millones de aceite de soja y 3,5 millones de poroto de soja, por un valor total de 12.400 millones de dólares. 

De acuerdo con Javier Preciado Patiño, ex subsecretario de mercados agropecuarios, a la luz del ritmo de registro de exportaciones “es probable que veamos un flujo relativamente estabilizado en los próximos meses, dependiendo de la actitud de los productores frente a la venta del grano, es decir, si venderán de acuerdo con la expectativa de exportación o si esperarán la evolución de la macro para definir su estrategia comercial”.