La rápida transformación del sector de la salud está impulsando cambios en la logística, lo que lleva a los actores de la industria a reevaluar sus métodos de entrega y el diseño de la cadena de suministro.

En ese contexto, DHL publicó el estudio “Proporcionando atención médica de siguiente nivel”, que resalta seis tendencias principales que están remodelando el panorama en este sector: atención médica centrada en el paciente, terapias avanzadas, tecnologías digitales, nuevos ecosistemas, soluciones sostenibles, y resiliencia.

“Las terapias revolucionarias reflejan el ritmo acelerado del progreso médico y sientan las bases para un cambio transformador en el sector de la salud con modelos centrados en el paciente, tecnologías digitales y prácticas respetuosas con el medio ambiente. Por lo tanto, esto impulsa el surgimiento de nuevos ecosistemas comerciales”, explica Claudia Roa, presidente global del sector farmacéutico y equipos médicos de DHL Customer Solutions & Innovation.

“El futuro depara un cambio de paradigma, ya que la atención médica de siguiente nivel requiere la creación de cadenas de suministro más innovadoras y avanzadas”, agrega.

Conexión directa con el paciente

Al examinar más a fondo la tendencia de la atención médica volviéndose más centrada en el paciente, la conexión entre la fabricación de productos farmacéuticos y los usuarios finales requiere relaciones más estrechas y receptivas. Por ejemplo, la forma en que las personas buscan, eligen y acceden a tratamientos está cambiando.

Un sorprendente 90% de los consumidores de la Generación Z ahora investiga costos y opciones de atención médica online antes de visitar a un médico.

Además, el desarrollo de ensayos clínicos ha experimentado un cambio importante, ya que el 89% de los patrocinadores utilizan tecnología para habilitar un modelo descentralizado en al menos uno de sus ensayos clínicos, lo que da como resultado una mayor retención en comparación con los estudios que requieren asistencia clínica.

Las tendencias demográficas y de la industria también están impulsando un cambio en el segmento de productos de consumo para la salud.

Imagen de Darko Stojanovic en Pixabay

Tendencias

La presión sobre el gasto en salud pública, el envejecimiento de la población y el creciente enfoque de los consumidores en la salud y el bienestar contribuyen a un pronóstico de crecimiento del 12% para 2025.

Además, están surgiendo nuevos modelos de servicio y modelos de suscripción de productos, aumentando el volumen de ventas de comercio electrónico y nuevas categorías de productos, lo que genera necesidades adicionales de cadena de suministro y logística.

Otra tendencia importante es el crecimiento de nuevos enfoques terapéuticos, incluidos los productos biofarmacéuticos y las terapias personalizadas.

Se pronostica que el mercado de estas terapias crecerá de unos 5000 millones de dólares en 2012 a casi US$37.000 millones en 2027. Además, los productos biofarmacéuticos son delicados y costosos y deben manejarse con cuidado en cada etapa de la cadena de suministro.

Inversión en cadena de frío

La industria farmacéutica, por lo tanto, invierte más de US$17.000 millones al año en la logística de la cadena de frío. Esto ha dado lugar a una amplia gama de servicios logísticos de cadena de frío, que abarca envíos que requieren temperaturas tan bajas como -196 grados centígrados para productos ultracongelados.

Naturalmente, esa demanda creciente de soluciones de envío complejas, y a menudo más personalizadas, hace que la sostenibilidad sea otra tendencia destacada que también resuena en otras industrias.

Si bien el 75% de las empresas farmacéuticas redujeron con éxito sus emisiones de Alcance 1 y Alcance 2 para 2021, las emisiones de Alcance 3 representan un significativo 83% del impacto climático de la industria. Sorprendentemente, con esto, el sector de la salud exhibe una mayor intensidad de carbono en comparación con la industria automotriz mundial.

Remodelando la atención médica

Las tendencias identificadas están remodelando la prestación de atención médica en varios sectores de la industria de la salud, incluidos los dispositivos médicos, productos de consumo para la salud, los productos farmacéuticos, los ensayos clínicos y las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.

Esas transformaciones imponen demandas nuevas y, a veces, variables en las cadenas de suministro del sector de la salud, ya sea al introducir complejidad en los procesos existentes o al requerir la adopción de modelos de cadena de suministro completamente nuevos.

Eso incluye desde visibilidad mejorada y control de distribución sobre la segmentación de cadenas de suministro y canales de distribución, hasta protección rigurosa de los envíos y monitoreo de condiciones en tiempo real de extremo a extremo para garantizar la integridad del producto.

Como resultado de la escasez de vacunas durante la pandemia de Covid-19, los países están considerando una revisión completa de sus procesos logísticos.

Esto incluye explorar la posibilidad de aumentar la producción local de productos críticos para la salud, almacenar suministros y cambiar a más transportes de materias primas e ingredientes farmacéuticos activos.

La preparación para el futuro de la cadena de suministro se extiende al nivel de envíos individuales.

Imagen de fernando zhiminaicela en Pixabay

Qué mirar

En ese sentido, el estudio de DHL comparte ocho aspectos clave que las empresas deben considerar para preparar su cadena de suministro para el futuro:

  • Capacidades de cadena de frío
  • Servicios especiales
  • Modelos de entrega directa
  • Digitalización de la cadena de suministro
  • Orquestación de la cadena de suministro
  • Soluciones sostenibles para la cadena de suministro
  • Optimización de inventario
  • Cumplimiento normativo.

Demandas cambiantes

Las empresas deben, por ejemplo, priorizar la escalabilidad, la versatilidad y la agilidad de sus redes de cadena de frío para atender eficazmente las demandas cambiantes.

Los pacientes ahora esperan el mismo nivel de elección y conveniencia en el cuidado de la salud que el que experimentan al adquirir otros productos y servicios, como pedidos online o entrega directa a domicilio, lo que requiere capacidades logísticas que brinden altos niveles de servicio y posean la flexibilidad para adaptarse a las necesidades únicas de los usuarios.

Un desafío extremo en este contexto son las terapias con células autólogas, donde los tratamientos se derivan de la sangre de un individuo, lo que requiere una cadena de suministro bidireccional estrictamente controlada para cada paciente.

Garantizar que los tratamientos personalizados lleguen siempre al paciente correcto crea requisitos rigurosos de cadena de identidad y cadena de custodia. Y debido a que estos tratamientos aún son relativamente escasos en entornos clínicos, el servicio de última milla debe ser fluido, intuitivo y diseñado en torno a las necesidades del paciente y su médico.

Para lograr el éxito en la remodelación de su cadena de suministro, las empresas primero deben establecer una visión clara de sus prioridades emergentes. Comprender cómo operarán las cadenas de suministro en el futuro permitirá a las organizaciones identificar las capacidades necesarias para hacer realidad esa visión.


Imagen de portada: Freepik