El Gobierno busca resetear la iniciativa de Ventanilla Única del Comercio Exterior (VUCEA), luego de que se cayera la principal licitación encargada por la administración anterior para instrumentar las primeras soluciones informáticas.

Aquél proyecto buscaba posicionar la herramienta del port community system (PCS) en el marco de la Ventanilla Única Marítima Argentina (VUMA), uno de los capítulos del plan integral de facilitación del comercio exterior.

La impronta que se busca ahora para el relanzamiento del programa -que se sustenta en un 90% con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)- es la de “federalizar” los beneficios.

En rigor, que sean los pequeños y medianos operadores, sobre todo de las economías regionales, quienes capitalicen primero las ventajas de la desburocratización de los trámites.

Desafío

La VUCE no deja de ser un desafío para toda la administración pública porque implica cambios profundos en más de 90 organismos públicos y privados. Requiere una apertura de procesos y confluir en una plataforma virtual que, de cara al usuario, es sencilla, amigable y ágil.

Tras el fracaso con Indra y Everis por lanzar el PCS, el Gobierno apunta ahora a una iniciativa “posible” en las tres vertientes: la VUCE propiamente dicha, la “VUCE Puertos” (o VUMA) y la VUCE 4.0, que incorpora software de inteligencia artificial, el Big Data, Data Mining, y “machine learning” para facilitar el comercio, todo atravesado con una mirada federal coordinada por Red Vuce.

Con un perfil diametralmente más bajo al de la gestión anterior, la unidad a cargo del programa se abocó de lleno a la gestión política con los organismos intervinientes, para que “abran sus puertas” a los desarrolladores y analistas del programa.

Logros

El Senasa, la Anmat y el Puerto Buenos Aires, así como otros tantos organismos con intervenciones en Comercio Exterior, ya se encuentran con agenda de trabajo lanzada con VUCE y, en algunos casos, realizaron ya sus requerimientos a la unidad ejecutora para incorporar hardware, software y personal especializado.

Pero tal vez lo más disruptivo fue la recepción que hizo la Dirección General de Aduanas (DGA), el gran centro gravitacional del comercio exterior, que manifiesta su interés en el proyecto, y se encuentra trabajando con VUCE desde hace meses.

En paralelo, al menos 28 puertos públicos de todo el país están en pleno proceso de fortalecimiento tecnológico para incorporarse de lleno a la digitalización integral, con un relevamiento de necesidades tecnológicas y de conectividad.

Los préstamos de organismos multilaterales como el BID tienen la particularidad de que deben ser ejecutados y auditados en el cumplimiento de sus metas, de lo contrario se caen. En 2021, se logró un desembolso que casi duplica todo lo otorgado desde el nacimiento de la unidad ejecutora, en 2017.

Antecedentes

La VUCE fue creada en 2016 por el decreto 1079, y en 2017 se creó la Unidad Ejecutora, que orbita de manera descentralizada en la Secretaría de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, que dirige Ariel Schale, dentro del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Tal como la define su nombre, es una plataforma que centraliza digital y remotamente todos los trámites que los operadores de comercio exterior deben realizar para importar o exportar. Y sus principales beneficiarios son no sólo los cargadores, sino sobre todo los despachantes de aduana que son los virtuales “departamentos de comercio exterior y logística” de muchas pymes.

Tras una serie de pruebas piloto, en diciembre de 2018 fue lanzada oficialmente. Pero luego la VUCE quedó subsumida dentro de la política de “Modernización” integral del Estado que encaró la administración anterior, con los TAD (trámites a distancia) como grandes protagonistas.