fbpx

El cierre de fronteras anunciado por el presidente Alberto Fernández el domingo último no abundó en detalles respecto de las operaciones en puertos, donde el personal embarcado suele ser extranjero y entra en contacto con personal argentino tanto a bordo como en tierra.

Mientras hoy se dio a conocer el decreto que establece excepciones a la restricción de ingreso al territorio nacional, y que abarca puertos y aeropuertos, algunos puertos se anticiparon y tomaron medidas autónomas.

Quequén

Puerto Quequén

Tal es el caso de Puerto Quequén, que difundió a terminales y agencias marítimas una nota en la que señala que “de acuerdo con lo anunciado por el Presidente, quien dispuso cerrar las fronteras del país, se comunica que se ha dispuesto el cese temporario de operaciones de todas las terminales”.

La decisión de Quequén apunta a los buques por ingresar “a partir de la comunicación de la presente”, y que incluso de acuerdo a la evolución “podrá decretarse la prohibición de tareas para operar con buques que ya se encuentran en el puerto”.

Las notas a concesionarios, permisionarios y agencias marítimas llevan la firma del gerente general del Consorcio de Gestión del Puerto Quequén, Oscar Morán.

Puerto Madryn

Puerto Madryn

Igual de drástica es la situación en Puerto Madryn donde la autoridad portuaria, el fin de semana, decidió impedir el desembarco de tripulantes y pasajeros del crucero Coral Princess, anticipando lo que serían las medidas decretadas por Nación.

Pero en este puerto el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) Chubut decidió interrumpir las operaciones de estiba hasta el 31 de marzo.

En una carta dirigida al administrador Osvaldo Sala, los titulares de las cooperativas de estibadores informaron que para “resguardar la salud de nuestros asociados y afiliados, respectivamente” decidieron “a la resolución tanto provincial como nacional de cesar las actividades de estibaje en los ámbitos de los muelles Alte. Storni hasta el 31 de marzo”.

En Puerto Madryn se opera carga a granel (importación de alúmina y exportación de aluminio) y sobre todo contenedores reefer con merluza, calamar (en plena temporada) y langostinos.

Operan allí dos servicios a través de los buques Algol de Maersk-Hamburg Süd, que recala cada 10/12 días y conecta con Montevideo, y el Nordik Beijing, operado por Hamburg Süd en joint con Hapag Lloyd, que hace los puertos de la costa del Pacífico y luego sube por la costa este hasta Brasil, recalando cada 15 días.

Carga reefer

Un forwader con operaciones regulares en Madryn indicó en diálogo con Trade News que “el Algol estaba atracado (al cierre de esta edición) en plena operación, y el Nordik Beijing estaba en rada esperando a ingresar”.

“Hay mucha carga reefer esperando en la plazoleta, y se espera además la reposición de los contenedores reefer vacíos para seguir la rueda a fines de mes”, indicó.

Fuentes de la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante indicaron que mientras ya se habría dado marcha atrás con la decisión de Quequén, se trabajaba para resolver la situación en Puerto Madryn.

Según datos de la Administración Portuaria de Puerto Madryn, en 2019 recalaron en los muelles 1670 buques portacontenedores, y se operaron alrededor de 35.000 TEU por un total de 1,8 millón de toneladas.

Dejar un comentario