fbpx

El primer cuatrimestre de 2021 no trajo buenas noticias para el sector avícola: las ventas exportaciones bajaron por los efectos de la pandemia, al tiempo que la fuerte depreciación del real en Brasil trajo consigo un significativo aumento de la competitividad de nuestro vecino, desplazando a la Argentina del mercado internacional.

Según el último informe de IES Consultores, los envíos al exterior medidos en valores presentaron una caída del 20,2% respecto del mismo período de 2020 (US$89,5 millones).

Medido en toneladas, el descenso fue menor, ya que se exportaron 65,8 miles de toneladas, lo que representa 15,1% menos que el año pasado.

El precio medio de exportación cayó 6% medido en moneda extranjera, producto de la menor demanda internacional y la mayor competitividad brasilera.

El saldo comercial en el primer cuatrimestre de 2021 presentó un fuerte descenso explicado tanto por menores exportaciones como por mayores importaciones y resultó en US$79,3 millones (23,4% por debajo de los US$103,5 millones de 2020).

Producción

A la hora de analizar la producción aviar, los números indican que entre enero y abril últimos, la actividad mostró una contracción del 4,5% (739.200 de toneladas ahora, y 774.000 un año atrás).

En el margen, la producción mostró una menor caída que en el acumulado, más precisamente del 7% tras alcanzar las 195.000 toneladas en abril.

Entre enero y abril de 2021, la faena de pollos alcanzó un total de 241.100 cabezas, lo que implicó una contracción del 6,1% respecto a las 256.7000 de un año atrás.

Consumo

Entre enero y abril del 2021, el consumo aparente de carne aviar totalizó 676.000 toneladas y retrocedió 3% respecto de las 696.800 toneladas de 2020.

En términos per cápita, el consumo promedió 45,2 kilos por habitante, lo que implicó un retroceso mayor (por el crecimiento poblacional), ubicándose 3,1% por debajo de un año atrás.

La caída del poder adquisitivo de la población, junto con una economía que no termina de encauzarse en un sendero de crecimiento, y el empleo que todavía continúa en niveles bajos, se sumaron al formidable aumento que registró el precio de la carne vacuna y que propulsó fuertemente la demanda de carne aviar a partir de marzo.

Perspectivas

De acuerdo con el análisis de IES Consultores, el sector avícola se verá impulsado por el consumo interno, pero con dificultades por el lado de la rentabilidad y del comercio exterior.

La reversión observada entre marzo y abril últimos deja buenas perspectivas hacia adelante luego de un muy malo primer bimestre.

La relación favorable de precios respecto de la carne vacuna será uno de los principales impulsores del consumo interno, mientras que el mercado externo permanece debilitado y Brasil continúa ganando terreno a raíz de un tipo de cambio más competitivo, explicaron los expertos.