fbpx

Las principales organizaciones del sector aéreo (IATA, ACI-LAC, y ALTA) tradujeron a términos diplomáticos la enorme incertidumbre y preocupación que sienten: las aerolíneas y los aeropuertos de América latina y el Caribe pidieron a los gobiernos de la región que armonicen sus acciones frente al Covid-19 para poder reiniciar sus operaciones “con claridad, celeridad y sobre todo de manera coordinada en la región”.

Tras cinco meses y medio de tener los aviones en tierra, buena parte de los países de la región no sólo siguen sin autorizar operaciones aéreas, sino que ni siquiera comunican una fecha tentativa.

La Argentina es uno de esos casos.

Por medio del Decreto de Necesidad y Urgencia 260/2020, el 12 de marzo, el Presidente de la Nación dispuso la suspensión temporaria de los vuelos internacionales de pasajeros provenientes de las zonas afectadas por 30 días.

Las proyecciones indican que el sector aéreo sólo volverá a los números de 2019 en 2024 para los vuelos internacionales, y en 2023 para los nacionales. Imagen de MichaelGaida/Pixabay

Luego, el Ministerio de Transporte emitió las Resoluciones 64/2020 y 71/2020 por las que se prohibió también la realización de servicios de transporte aéreo interno de cabotaje comercial y de aviación general. Ambas medidas fueron luego prorrogadas por la Resolución 73/2020 del Ministerio de Transporte mientras dure el aislamiento obligatorio decretado por el Gobierno Nacional.

Sin comunicación

En el horizonte figuraba el 1 de septiembre como fecha para retomar las actividades, según la visión de la industria, o sólo para retomar la venta de pasajes, según el Ministerio de Transporte.

A cuatro días de esa fecha, voceros de Transporte dijeron a Trade News que ya se presentaron los protocolos al Ministerio de Salud y que aunque manejan “algunas fechas probables” para retomar los vuelos internacionales y de cabotaje no las comunicarán aún.

“Siguen vigentes el DNU del Presidente y la resolución de ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), que permitía la venta pero no la operación a partir de septiembre”, dijeron los funcionarios.

Respuesta de IATA

“En los últimos meses IATA ha estado en contacto regular con las autoridades en Argentina. Según las últimas informaciones oficiales que hemos recibido, la máxima autoridad se encontraba reunida con los ministerios de Transporte y Salud para discutir y analizar los protocolos para el reinicio de operaciones regulares y que esperaban contar con una fecha para anunciar a la mayor brevedad posible”, respondieron desde la organización ante una consulta de Trade News.

El pedido presentado por las organizaciones del sector a los gobiernos de la región incluye minimizar los requisitos de cuarentena para los viajeros. El punto no es menor, ya que muchos países que retomaron las operaciones establecieron aislamiento obligatorio de 14 días luego de que el pasajero desembarca.

En la industria explican que ese tipo de medidas atenta contra una efectiva recuperación de la propia actividad y de otras conexas como el turismo.

En primera persona

De hecho, el Director General de ACI compartió su experiencia a través de las redes sociales.

Felipe de Oliveira explicó en LinkedIn y Twitter que en los últimos 3 meses pasó “exactamente 42 días en cuarentena” luego de volar sólo 3 veces entre Suiza y Canadá.

“Es imposible reiniciar la industria con medidas extremas como las cuarentenas, especialmente entre dos países con bajo riesgo. Además, aerolíneas y aeropuertos han implementado todas las medidas necesarias para garantizar un viaje seguro a nuestros pasajeros y empleados. La evaluación de riesgos, la evidencia médica y las medidas sanitarias coherentes ayudarán al reinicio de la industria y mejorarán las economías, ya que la aviación es un elemento clave para apoyar la recuperación de la economía en todo el mundo”, escribió.

Despegue seguro

La industria del transporte aéreo está implementando los más altos niveles y protocolos en bioseguridad. Hemos pasado de recomendaciones conceptuales a la implementación de acciones concretas adoptadas por el Consejo de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y contenidas en un documento titulado “Despegue: guía para los viajes aéreos tras la crisis de salud pública de Covid-19”, elaborado por el grupo de trabajo de recuperación de aviación (CART), a través de amplias consultas con países y organizaciones regionales, unidas a los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y grupos clave de la industria”, destacaron en un comunicado IATA, ACI y ALTA.

Según explican, el informe proporciona un marco para abordar el impacto de la pandemia en el sistema de transporte aéreo mundial, destinado a recuperar los viajes de una manera segura y sostenible, y también establece medidas de mitigación que deben implementarse para reducir el riesgo para la salud pública de los pasajeros y los trabajadores de la aviación.

Cuestión de confianza

“El impacto de la crisis actual está siendo devastador para los países y sus industrias esenciales. Restaurar la confianza del público en los viajes aéreos no solo ayuda a la viabilidad de este sector que lleva más de cinco meses detenido, sino que tiene beneficios todavía más amplios en el ámbito social y económico de los países”, agrega el comunicado.

Peter Cerdá, vicepresidente de IATA para las Américas, señaló que aunque en las últimas semanas algunos países de la región retomaron las operaciones, otros decidieron postergar la reapertura, y destacó que lo más importante es la preocupación que se genera a partir de los “mensajes contradictorios”.

Conectividad

“Entendemos que la prioridad es preservar la salud de la población pero es fundamental aprender a coexistir con el virus. Sabemos que las cosas no volverán a la normalidad hasta que no tengamos la vacuna, y por eso la prioridad es aprender a cooperar y convivir con el virus teniendo en cuenta que para América latina y el Caribe, la aviación no sólo no es un lujo, es una necesidad porque no tenemos una infraestructura de autopistas o trenes como ocurre en Estados Unidos o Europa”, comentó.

La mayor parte de la flota de aviones de pasajeros del mundo quedó en tierra al inicio del año como parte de las medidas de lucha contra la expansión del coronavirus.

En IATA no se cansan de repetir que son conscientes de que en la actualidad, 5 de los 10 países más afectados por Covid-19 pertenecen a la región, pero al mismo tiempo señalan que 4,1 millones de puestos de trabajo están en riesgo, lo mismo que US$98.000 millones del Producto Bruto Interno (PBI) que genera la aviación, incluido el turismo.

Las proyecciones indican que el sector sólo volverá a los números de 2019 en 2024 para los vuelos internacionales y en 2023 para los nacionales.

Dificultades

Cerdá enfatizó que la diversidad de medidas que están adoptando los países de la región y las distintas velocidades a la que lo están haciendo, sólo dificulta la recuperación económica.

Respecto de la situación en Argentina, Cerdá admitió que “aún no se sabe cuándo se reiniciarán las actividades”.

Y aunque elogió tanto la autorización de vuelos especiales como la iniciativa del Ministerio de Turismo para incentivar los viajes nacionales, advirtió que sigue habiendo incertidumbre respecto de la fecha de reapertura de las operaciones.

“El reducido número de vuelos especiales autorizados bajo regulaciones muy específicas, es una buena noticia, pero por otra parte hay incertidumbre respecto de lo que pasará con los vuelos internacionales que debían retomarse el 1 de septiembre, y los de cabotaje. Mantenemos un diálogo positivo con ANAC y con el Ministerio de Transporte, y esperamos que el Gobierno nos confirme en los próximos días una fecha -hasta ahora las informaciones que tenemos son por publicaciones de los medios-. Esto es fundamental para dar certeza a la planificación que deben hacer las aerolíneas y para los pasajeros”, dijo en la última conferencia de prensa, la semana pasada.

Inviable

“Entendemos que la prioridad de los gobiernos es luchar contra la pandemia, pero cerrar las fronteras de un país por más de un año hará imposible una recuperación social y económica”, respondió cuando lo consultaron respecto a las declaraciones del Ministro de Transporte de Perú, quien sugirió que ese país recién retomaría las operaciones aéreas el año que viene.

“Claramente como industria no podemos sobrevivir otros 5 meses sin operar. Muchos países de la región llevan más de cinco meses cerrados”, concluyó Cerdá.

2 comentarios

Dejar un comentario