fbpx

Las concesiones de las terminales del Puerto Buenos Aires llegaron a la madurez en diferentes velocidades.

En 1994, la terminal 5 fue concesionada al grupo filipino ICTSI por un período de 18 años. En ese mismo año se licitaron, pero por 24 y 25 años, las terminales 1, 2, 3 y 4.

El compromiso de ICTSI con Buenos Aires duraría poco: su operación fue vendida a Hutchison Port Holdings y, desde sus inicios, su controlada Buenos Aires Container Services SA (Bactssa) administra la terminal 5.

2011

Oscar Vecslir, ex interventor de la AGP

Antes de que opere el vencimiento de Bactssa, en noviembre de 2011, el interventor de la AGP, Oscar Vecslir, prorrogó hasta septiembre de 2015 el contrato de Bactssa. Es decir, le agregó 3 años de operaciones al concesionario.

Estos 36 meses adicionales se fundamentan en la potestad del Estado de extender un contrato, por razones de interés público, en un 20% respecto de su plazo original(18 años) sobre la base del “ius variandi”. En rigor, fue una ampliación de 16,7% del plazo original.

2015

Mientras el plazo de esta prórroga se iba extinguiendo, y ante la imposibilidad de realizar una nueva extensión, la AGP lanza una nueva licitación, en 2015. La licitación 24/15 fue por un plazo de 4 años y preveía que el contrato podría “ser prorrogado por un período adicional de hasta 1 año sobre bases fundadas y acuerdo entre partes”.

Así, al vencimiento de los 3 años de prórroga del contrato original de 18 años (en septiembre de 2015), el ministro de Economía Axel Kicillof extiende a mayo de 2016 el fin de la concesión para cumplir con los plazos administrativos necesarios (transición) para el inicio de la nueva concesión por 4 años.

Estos meses adicionales están dentro del margen del “ius variandi” del contrato original de 1994, completando así el 20% máximo que prevé la potestad administrativa del Estado en la extensión de contratos.

Paréntesis: en la licitación de 2015, vuelve a ganar Bactssa, y se impone a un viejo y conocido actor y protagonista no participante del negocio portuario argentino de los últimos 25 años, ICTSI.

2016

La adjudicación a Bactssa de la licitación 24/15 fue realizada por Gonzalo Mórtola, en abril de 2016, que arrancaba así su nuevo contrato de 4 años, del 15 de mayo de 2016 al 15 de mayo de 2020.

Es el primer contrato que firma Mórtola en su gestión.

2019

En agosto de 2019, Mórtola firma con Bactssa la extensión prevista de 1 año adicional a los 4 años otorgados.

Guillermo Dietrich, ex ministro de Transporte, y Gonzalo Mórtola, ex interventor de la AGP

Sucede que el Gobierno de Macri había lanzado la licitación por la terminal única y entendía prudente hacer uso de esa extensión prevista, hasta el 15 mayo de 2021, para “ordenar el proceso de transición” hacia lo que hubiera sido el único operador de la frustrada licitación.

Se consume así la prórroga de 1 año prevista en la licitación 24 de 2015. Esta licitación la hizo AGP, por tal razón, Mórtola estaba en condiciones de firmar su extensión.

Pero las licitaciones de TRP y T4 fueron firmadas por el entonces Ministerio de Economía, Obras y Servicios Públicos. Su eventual prórroga debía hacerse bajo puño ministerial del ámbito del que dependiera la AGP como controlante de las concesiones: el Ministerio de Transporte.

En línea con la licitación de la terminal única, el gobierno de Macri unifica el vencimiento de T4 y TRP (octubre de 2019) con el de Bactssa, para mayo de 2020.

2020

Se llega así a mayo pasado donde el mayor inconveniente no era la firma de las prórrogas –porque no había más licitación de terminal única debido a la anulación de los pliegos elaborados por la gestión de Mórtola– sino la continuidad operativa. Bactssa era un espectador de un conflicto entre TRP y T4 por los servicios.

Luego de meses de negociaciones se logra un acuerdo.

Mario Meoni (Transporte) el día de la firma de la prórroga por dos años de las concesiones de Terminal 4 y Terminales Río de la Plata, a mayo de 2022

El ministro de Transporte firma las prórrogas sólo de TRP y T4, al 31 de mayo de 2022, a través de la resolución 120/20 firmada por Mario Meoni, que sólo se refiere a las terminales 1, 2, 3 y 4. Estos dos años de prórroga son viables por el mismo criterio de ius variandi, que le permite al Estado extender los plazos de un contrato.

La terminal 5 no es objeto de esa prórroga.

Mientras Meoni firma esa prórroga a 2022, el interventor de la AGP, José Beni, firma con Bactssa una addenda a la prórroga de 1 año que el concesionario había suscripto con Mórtola en agosto de 2019.

Esta aclaración resulta clave para la AGP por una serie de motivos.

En primer lugar porque, con su firma, de Bactssa ratifica “el plazo de vencimiento del 15 de mayo de 2021”.

Carlos Larghi (Bactssa) firma junto a José Beni (AGP) y Silvia Iglesias (Terminal 4) el consentimiento de la anexión de Terbasa a Terminal 4, en mayo pasado

En segundo lugar, porque el motivo de la addenda es “brindar un trato igualitario a todos los concesionarios de esta jurisdicción portuaria nacional”. Es decir, una serie de medidas respecto del forzoso, de las tarifas y del personal, comunes a los tres concesionarios.

Por otra parte, Bactssa firma su consentimiento para que Terminal 4 pueda anexar Terbasa a su contrato hasta mayo de 2022.