Compañía Sudamericana de Dragados (CSD), filial argentina de la empresa belga Jan De Nul, finalizó el dragado de mantenimiento del puerto bonaerense de San Nicolás.

Las obras demandaron 14 días de operaciones constantes con la draga “ecológica” Alfonso de Albuquerque, la primera embarcación de este tipo del mundo en cumplir con las normas Euro V.

Los trabajos se realizaron en el canal de acceso y en el muelle del puerto, y se removieron un total de 85.000 metros cúbicos de sedimentos, garantizando la profundidad necesaria de los 10,05 metros para la navegación y atraque de buques.

Inversión

De acuerdo con la presidenta del consorcio portuario nicoleño, Cecilia Comerio, “el dragado era una parte fundamental de nuestro diagrama de inversiones previsto para el año en curso, que implica más de 1000 millones de pesos abocados a mejorar la operatividad y productividad de nuestra unidad productiva”, al tiempo que celebró que las obras se realizaran con una draga que “cumple las normas medioambientales más estrictas y que actualmente se encuentra operando con tratamiento de
bandera argentina”.

Pieter Jan De Nul, presidente de la dragadora en la Argentina, manifestó: “Es un gran orgullo haber sido seleccionados para realizar esta tarea en el puerto provincial de San Nicolás -así como también lo hemos hecho en otras estaciones fluviales como Santa Fe, San Pedro, Bahía Blanca, Quequén- ya que contribuye de forma directa en el buen funcionamiento y competitividad de los mismos”.

Compañía Sudamericana de Dragados, contratista de la AGP para el mantenimiento de la vía navegable, “reafirma su compromiso con el país, tal como lo viene haciendo de forma ininterrumpida desde hace más de 25 años”, indicaron en un comunicado.