El Índice de Producción Industrial (IPI) de FIEL registró en abril una caída interanual de 14,9%.

La producción de papel y celulosa y de insumos textiles igualó el nivel de actividad registrado en abril del año pasado, mientras que entre las restantes ramas, con la excepción de los químicos y plásticos -afectados por paradas de planta y la caída en la producción de neumáticos producto de conflictos gremiales- mostraron una contracción menos profunda que la observada en marzo.

La mayor caída de actividad se vio en la producción de minerales no metálicos que si bien se moderó respecto a marzo, se colocó entre las más profundas de la serie del IPI de FIEL, como las observadas durante las hiperinflaciones de fines de los ochenta y comienzo de los noventa, en la salida de la Convertibilidad y en el inicio de la pandemia en 2020.

No obstante lo anterior, las ventas de insumos para la construcción han registrado una mejora mensual.

Autos y siderurgia

La producción automotriz volvió a caer en abril, al tiempo que se registró un profundo retroceso de las
exportaciones junto con un marcado repunte mensual –atípico- de los patentamientos. La catástrofe climática de Río Grande del Sur en Brasil ha afectado en mayo la provisión de autopartes a la industria local, determinando frenos en la producción en alguna de las terminales.

En tanto, la producción de las industrias metálicas básicas volvió a mostrar una caída interanual en abril, con un peor desempeño de la producción siderúrgica primaria y de elaborados a causa de la debilidad de los sectores conexos, con excepción del segmento de la energía.

Maquinaria y petróleo

Por su parte, mientras que la producción metalmecánica recortó el ritmo de caída interanual, en el mes se tuvo un importante repunte en la venta de maquinaria agrícola, marcando un impasse en la sucesión de caídas observadas desde diciembre del año pasado.

Con un retroceso menos profundo que el promedio de la industria en abril, la refinación de petróleo acumula un trimestre en caída, y en el mes combinó un aumento en el proceso de las refinería con menor capacidad instalada con una recorte en la de las tres firmas más grandes, en particular YPF a partir de la caída de la producción en su refinería de La Plata.

Finalmente entre los alimentos y bebidas, con mermas generalizadas contribuye a evitar un retroceso más profundo la producción de aceite de soja que muestra un firme avance en la comparación interanual. Con todo, en el primer cuatrimestre de 2024 la actividad acumula un retroceso de 11,3% en la comparación con el mismo período del año pasado.

Síntesis

En cuanto al desempeño de las ramas industriales en los primeros cuatro meses del año, con la excepción de la producción de papel y celulosa y de insumos textiles que registran un nivel de producción similar al del mismo periodo de 2023, todas las ramas muestran una contracción de la actividad productiva.

En síntesis. La industria registró en abril una marcada caída en la comparación interanual, en promedio similar a la de marzo. En algunas ramas puntales, el retroceso interanual registrado en el mes resultó menor al observado el mes previo, al tiempo que datos de ventas de abril en sectores como la construcción, maquinaria agrícola o industria automotriz, mostraron un impasse en la caída.

Con alguna probabilidad el retroceso de la actividad industrial haya alcanzado los mayores registros entre marzo y abril, aunque mayo ha anticipado desafíos en materia climática –como cortes de gas- o nuevos obstáculos –abastecimiento de autopartes desde Brasil-.

No obstante, el escenario no permite anticipar una acelerada salida hacia la recuperación de la industria en el corto plazo.

Las series del Índice de Producción Industrial (IPI) de FIEL se encuentran disponibles en en el siguiente link.