fbpx

La disputa entre la Unión de Recibidores de Granos y Anexos (Urgara) y la Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPC) pasó a un cuarto intermedio luego de la reunión mantenida este martes en el Ministerio de Trabajo.

El lunes, Urgara realizó un paro de 24 horas en 16 puertos de todo el país en reclamo de una “recomposición de los salarios y modificaciones en el convenio colectivo de trabajo”.

La CPPC rechazó la “medida de fuerza ilegítima y carente de fundamento” al entender que el gremio reclama una “reducción de jornada laboral”, y criticaron el accionar en tanto “paraliza la liquidación normal de divisas”.

“En el contexto imperante en el país marcado por el Covid -19, las dificultades económicas existentes y la importante pérdida de puestos de trabajo producto de la coyuntura, la medida es un acto de extrema irresponsabilidad y pone en evidencia la falta de solidaridad nacional de estos dirigentes sindicales, que representan a trabajadores que forman parte de una actividad que ha sido declarada esencial por el propio gobierno nacional y que tienen elevados salarios”, indicó CPPC en un comunicado.

Reducción de la jornada

“El gremio pretende reducir la jornada de trabajo de 8 a 6 horas. Cuando todos los argentinos piden trabajo, hay dirigentes que van a un paro buscando trabajar menos”, dijo Martín Brindici, gerente general de la CPPC.

Al respecto, desde Urgara respondieron: “Buscamos que más argentinos trabajen, y vamos a continuar pidiendo la reducción de la jornada laboral, y el sector por su alta rentabilidad lo puede implementar. Debe darle vergüenza a un sector que no paró desde el inicio de la pandemia del COVID-19 tener a trabajadores desempeñando sus labores durante 12 horas cuando hay un 40% de argentinos sin trabajo”, explicaron desde Urgara.

Intervención estatal

“El continuo retraso para la liquidación de divisas muestra una grave insensibilidad frente a la cual el Gobierno Nacional debería tomar cartas en el asunto para que se termine la especulación empresaria en base a mentiras que crean incertidumbre económica y confusión”, manifestaron desde la entidad sindical.

Desde la CPPC señalaron en diálogo con Trade News que Urgara está “desconociendo lo que firmó hace tres meses” y que están intentando tratar un tema “convencional, como la modificación de los convenios colectivos de trabajo en una paritaria donde sólo se tratan cuestiones salariales”.

Según la parte empresaria, lo que se firmó eura que si el aumento otorgado tenía una diferencia (a favor de los trabajadores, o en contra) se consideraría en la paritaria actual. Explicaron que de enero a junio de 2020 se cerró el aumento correspondiente al segundo semestre de 2019 con un aumento del 25%.

“Sabíamos que la inflación, por la pandemia y la recesión, estaría por debajo de ese valor. Nuestro objetivo es mantener el poder adquisitivo del salario. En la cláusula 9 del acuerdo firmado establecimos que el diferencial sería tenido a cuenta de la actual paritaria. Y al 1° de julio de este año la inflación acumulada llegó al 14%, cuando el aumento dado fue del 25%. No es cierto que no nos sentamos a negociar. Nos sentamos, pero Urgara, con quien siempre tuvimos buen diálogo, ahora no reconoce lo que firmaron”, señalaron desde CPPC.

“Esto afecta la confianza, porque si se desconoce un acuerdo firmado, con una fórmula acordada que destrabó la negociación previa, ¿qué garantía tenemos de que cumplan ahora?”, deslizaron.

Respecto de la reducción de la jornada laboral, de 8 a 6 horas, subrayaron: “Es innegociable”.