fbpx

La recuperación de las importaciones, tomadas sobre la base de comparación de 2021 y 2020, muestran números impactantes: ocho meses seguidos de alzas a una tasa de casi el 53%.

Pero a nadie escapa que 2020 fue un año de desplome del comercio por lo que un análisis de la evolución de las compras externas debiera realizarse sobre la base de un contexto más amplio.

Así, las importaciones de la última década está en niveles más bajos de lo que una economía en crecimiento requiere. Por lo tanto una comparación más realista dejaría en evidencia que las importaciones de los últimos ocho meses (US$ 40.068 millones) es algo superior a lo registrado en 2019 (US$ 34.460 millones), pero está muy por debajo de lo registrado en el mismo período de 2018 (US$ 47.388 millones).

En los primeros 8 meses de 2017, la Argentina importó por 43.227 millones; en 2014 lo hizo por 44.724 millones; en 2013 por 50.192 millones; en 2012 por 45.003 millones, y en 2011 por 48.497 millones.

Bajos niveles

De esta manera, los valores registrados en 2021 sólo superan a lo importado en el año de la pandemia y a lo registrado en 2016 (36.992 millones). Y lo mismo casi de 2015 (40.052 millones).

“No estamos ante niveles de importaciones elevados sino ante una recuperación sobre niveles bajos anteriores. Y se mantienen bajos, considerando niveles históricos recientes. Lo anterior sirve como advertencia ante posibles tentaciones dirigidas a detener -por la vía de la administración del comercio exterior- la recuperación de las importaciones. Límites en este sentido que pudieran ponerse en marcha basados en las conocidas restricciones cambiarias que Argentina padece, en razón del régimen cambiario imperante, que se antepondrían a las necesidades de la economía y la producción”, indicó la Cámara de Importadores en un comunicado.

La CIRA estudió la evolución de las aprovisionamiento internacional de bienes desagrado por rubros. Surge de allí que la inversión (importaciones de bienes de capital) sumó US$ 6209 millones en los primeros 8 meses de 2021. Supera los 4347 millones del año de la pandemia y los 5826 millones de 2019, pero es bastante inferior a los niveles registrados en los años de la última década.

Importaciones de bienes de capital, en dólares

2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018
6983 millones 9051 millones 7166 millones 7697 millones 8197 millones 7546 millones 7546 millones 9537 millones 9060 millones

Algo similar se registra en las importaciones de “piezas, partes y accesorios de bienes de capital (que se utilizan para la reposición, el armado o el soporte operativo para el equipamiento para la genérico de bienes y servicios)”.

Las importaciones de este rubro en 2021 acumulan 7577 millones. Superan los valores de 2020 (4478 millones) y 2019 (7098 millones), pero están por debajo de los valores de 2018 (8895 millones), 2017 (8308 millones), 2015 (8431 millones), 2014 (8630 millones), 2013 (10.413 millones), 2012 (9082 millones) y 2011 (9221 millones).

Desacople

Los bienes intermedios, sin embargo, registraron valores por US$ 16.402 millones. Estos “insumos para la producción” se mantienen en niveles más altos que los de la última década “lo que marca que la Argentina está haciendo rebotar coyunturalmente la producción con la capacidad instalada actual”.

“Las importaciones son una parte relevante de la economía en todo el mundo. La globalización ha hecho que la capacidad productiva de los países se alimente (entre otros rubros) de las importaciones. Pero Argentina no ha acompañado este proceso desde hace mucho. Por lo que, a lo antes referido, debe agregársele que Argentina viene reduciendo sus importaciones en términos relativos en el total mundial y en el regional”, señala la CIRA en su informe. 

“La economía de Argentina, por ende, se encuentra en niveles de importaciones que requieren una revisión para la mejora en su capacidad productiva. Lo que llama a reconsiderar el sistema general de comercio exterior, de reglas cambiarias y aun de alianzas internacionales comerciales del país”, finalizaron.