Un consumidor argentino pagó en mayo 3,3 veces más en promedio de lo que recibieron los productores de una canasta de 24 agroalimentos en la tranquera de su campo.

El dato surge del último Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD), que elabora el sector de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) en base a los datos que se relevan mensualmente en el país.

Traducido: por cada peso ($1) que recibió el productor, el consumidor pagó $3,3 en góndola.

El informe de CAME señala que, en promedio, la participación del productor explicó el 34,4% de los precios de venta final. Los productores de acelga fueron los que tuvieron la mayor participación (65,5% sobre el precio en góndola) y en el extremo opuesto se ubicaron los productores de limón (sólo participaron con el 8,4% del precio final).

IPOD frutihortícola

De los 24 productos que conforman la canasta del IPOD, 19 son de origen frutihortícola.

Para el cálculo del IPOD frutihortícola se utilizan ponderadores creados a partir de la medición de ingreso (en volumen) en el Mercado Central de Buenos Aires, desde 2020 hasta 2023. Para evitar el efecto de la estacionalidad de los productos que componen la canasta se crearon ponderadores que se aplican mensualmente.

Durante mayo, los precios de la canasta frutihortícola que compone el IPOD se multiplicaron 4,2 veces desde el campo hasta la góndola. Es decir que por cada peso ($1) que recibió un productor frutihortícola, el consumidor pagó $4,2.

IPOD de origen animal

El IPOD de origen animal está compuesto por cinco productos.

Para su cálculo se utilizaron diferentes ponderadores, ya que no todos los productos de origen animal pueden ser comparados en una misma canasta, dado que algunos cuentan con sustitutos directos y otros no. A aquellos que no los tienen se los pondera al 100%. Y en el caso de tener bienes sustitutos se crearon ponderadores en base a los datos publicados por el entonces Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación-hoy Secretaría de Bioeconomía de la Nación- en volúmenes consumidos totales en la Argentina desde 2019.

Durante mayo, los precios de la canasta ganadera que compone el IPOD se multiplicaron tres veces desde el campo hasta la góndola. Es decir que por cada peso ($1) que recibió un productor ganadero, el consumidor debió pagar $3.

Mayor y menor brecha de precios

Los que más tienen 

De los 24 productos medidos, se consideran las brechas de precios entre origen y destino puntuales de cada producto (sin ponderar).

  • Limón: es el producto con mayor brecha entre productor y consumidor. La brecha de precios fue de 11,8 veces, es decir, el consumidor pagó $11,8 por cada $1 cobrado por el productor. Respecto de los precios, en origen no variaron, mientras que en destino se registró un descenso del 5,9%.
  • Mandarina: en mayo, la brecha fue de 7,4 veces, es decir, por cada $1 que cobró el productor de mandarina, el consumidor pagó $7,4. En origen, los precios disminuyeron un 20,5%, mientras que en destino la variación marcó una caída del 10,3%.

Según reporta el trabajo de CAME, los productores indicaron que la disminución en los precios de la mandarina (y los cítricos en general) se debió a una menor demanda, en parte estacional y también afectada por el contexto económico. Como consecuencia, muchos productores vendieron su producción a la industria para jugo, a un precio menor.

  • Cerdo: es el tercer producto con mayor brecha entre productor y consumidor. En mayo, su precio se multiplicó 5,9 veces desde que salió del campo hasta llegar al consumidor. En origen se registró una suba del 0,4%, mientras que en destino el aumento fue del 5,1%
  • Manzana roja: en mayo, la brecha se ubicó en 5,9. Es decir, por cada $5,9 que pagó el consumidor, el productor recibió $1. En origen, se observó un descenso de precios del 28,6%, mientras que en destino la baja fue del 6%. La disminución de los precios en origen, según los productores, se debió a que mayormente se está comercializando manzana de menor calidad.
  • Pera: la brecha entre origen y destino se ubicó en 5,5 veces. Se observó un aumento del 15% en origen, mientras que en destino se registró un incremento del 8,1%. Según lo informado por los productores, el aumento en origen se debió a que hay poca fruta, la cual se conservó en las cámaras de frío, lo que indujo a una suba de precios por el resguardo en frío.

Los que menos tienen

Entre los productos con menores brechas, figuran:

  • Acelga: es el producto con menor brecha entre productor y consumidor, tuvo una brecha de 1,5 veces. Es decir, por cada $1 que recibió el productor, el consumidor pagó $1,5. Sobre los precios, en origen aumentaron 56,2%, mientras que en destino se observó una caída del 7,4%. Según lo informado por los productores, el aumento en origen se debió a la menor producción obtenida como consecuencia del frío y las lluvias sufridas en provincias productoras como Santa Fe.
  • Calabaza: en mayo, la brecha entre origen y destino se ubicó en 1,7 veces, es decir que por cada $1 cobrado por el productor, el consumidor pagó, en promedio, $1,7 en destino. Respecto de las variaciones mensuales de precios, en origen tuvieron un aumento del 5,9%, mientras que en destino se observó una caída del 1,2%.
  • Huevos: la brecha se ubicó en 1,9 veces. En cuanto a los precios, se registró un aumento en origen del 22%, mientras que en destino fue del 4,2%. El aumento se debió a una actualización de precios.
  • Brócoli: entre origen y destino, los precios se multiplicaron dos veces. En origen, tuvo un aumento del 160,3%, mientras que en destino se observó una suba del 13,1%. El aumento en el precio en origen, según los productores, se debió a que la cosecha inició recientemente y aún hay poca cantidad en el mercado. A eso se sumó el clima húmedo y frío que no ayudó a la producción, impactando en la oferta.
  • Pimiento: en mayo, la brecha de precios estuvo en 2,2 veces, es decir, por cada $1 que cobró el productor de pimiento rojo, el consumidor pagó $2,2. Sobre las variaciones mensuales de los precios, en origen tuvieron un aumento del 68,9%, mientras que en destino subió un 78,9%. Según informaron los productores, esto se debió a la escasez del producto debido a su recolección prematura y prolongación en la planta, con riesgos adicionales como robos y condiciones climáticas adversas.

De qué se trata

El IPOD es un indicador elaborado por CAME para medir las distorsiones que suelen multiplicar varias veces los precios de los productos agropecuarios desde que salen del campo hasta que llegan al consumidor. Estas distorsiones son muy dispares según producto, región, forma de comercialización y época del año.

“En general, las diferencias se deben a un conjunto de factores, tanto endógenos como exógenos. Por un lado, los especulativos, adoptados por diferentes actores de la cadena de valor que abusan de su posición dominante en el mercado -básicamente, los hipermercados, los galpones de empaque y las cámaras de frío-. Por el otro, factores tales como la estacionalidad, que afecta a determinados productos en algunas épocas del año, las adversidades agroclimáticas y los costos de almacenamiento/acopio y transporte, entre otros”, detallan desde CAME.

Finalmente, se menciona que deben considerarse factores externos tales como variaciones de la oferta/demanda internacional de productos, conflictos bélicos o diplomáticos y demás cuestiones exógenas al ámbito nacional.

“El IPOD comenzó a elaborarse en agosto de 2015 a fin de visibilizar la falta de transparencia en las cadenas de valor. A través del IPOD se busca conocer la brecha de precios entre dos momentos de la etapa de comercialización de un producto agropecuario: precio de origen –lo que se le paga al productor en la puerta del campo, sin aplicar el costo de traslado hasta el siguiente eslabón de la cadena-, y precio de destino –lo que abona el consumidor en góndola-.

La diferencia origen-destino indica la cantidad de veces que aumenta el precio del producto desde su salida del campo hasta su comercialización en góndola.