La Dirección General de Aduanas (DGA) dio luz verde a la habilitación de un depósito fiscal para cargas generales y contenedores por parte del Ente Administrador Puerto Santa Fe (EAPSFE), un paso excluyente para completar la oferta integral de servicio a las cargas por la terminal santafesina, a poco menos de 6 meses de la presentación de la propuesta.

Por medio de la resolución 153/2019, la Subdirección General de Operaciones Aduaneras del Interior aprobó “la factibilidad del proyecto de habilitación de un depósito fiscal” en el dique 1. El puerto santafesino presentó su proyecto de habilitar un depósito fiscal general el 27 de enero pasado.

La plazoleta en cuestión tiene una superficie de casi 34.000 m2. El ente administrador comprará para ello un escáner para pallets, y solicitó el traspaso del escáner móvil de camiones que había recibido de la Aduana de la AFIP al propio puerto, paso necesario para contar con la habilitación. El escáner, luego será operado por un privado a partir de 2021.

Bajar costos logísticos

“Lo solicitado es avalado por la Aduana local, por la Dirección Regional Aduanera Hidrovía y por esta Subdirección General, con fundamento en que el requirente es un ente estatal, en la importancia que reviste el proyecto para los exportadores de la jurisdicción, al permitir la salida al exterior vía fluvial y a que, por otra parte, permitiría disminuir costos en la logística de las mercaderías, e impulsar las economías regionales”, destaca la resolución..

A partir de ahora, el ente portuario deberá cumplir con todos los requisitos de las resolución general 4352/18 de la AFIP que es la norma que prevé lo necesario para habilitar o renovar los depósitos fiscales, estableciendo, por ejemplo, las condiciones físicas y operativas que debe tener el depósito, cuestiones referidas a las garantías, régimen sancionatorio, carácteristicas de los tanques, silos y cámara frigorífica, y del centro logístico fiscal.

Características

El Puerto de Santa Fe está ubicado en el kilómetro 584 del río Paraná, y es el último puerto con capacidad para recibir buques de ultramar aguas arriba de la Hidrovía Paraná-Paraguay, a la que se conecta con un canal artificial de 7 kilómetros de largo y 60 metros de ancho en tramos rectos, y 80 en las curvas, con una profundidad mínima de 25 pies.

Su ubicación lo convierte en un eslabón capaz de unir los nodos de transportes terrestre, fluvial y oceánico, permitiendo el desarrollo de operaciones de cabotaje nacional e internacional, y marítimas internacionales, para cargas unitizadas, contenedorizadas, graneles y carga general.

En abril pasado, el Puerto Santa Fe operó por primera vez luego de 3 años la descarga de 20.000 toneladas de soja. En marzo había recibido el escáner móvil por parte de la Aduana y a principios de año recuperó el movimiento de barcazas, con la carga de 7000 toneladas de trigo.

Además de la operación regular con granos, el puerto santafesino busca apuntalar las operaciones de cargas generales y contenedores para la gran cantidad de pymes alimenticias y manufactureras que pueblan el hinterland portuario.

Dejar un comentario