A días de la instrumentación del Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA), el nuevo mecanismo centralizado de administración del comercio exterior -que todavía plantea inconvenientes operativos- la Aduana dio una muestra de lo que hace con la información que recopila y frenó el ingreso de 274.000 kilos de mercaderías en fraude marcario o contrabando.

Los 14 contenedores detenidos a partir de la elaboración de los “perfiles de riesgo, análisis de variables y minería de datos” con los que trabajan en el área de inteligencia aduanera fueron abiertos en presencia del ministro de Economía, Sergio Massa; el titular de la AFIP, Carlos Castagneto y el director de Aduanas, Guillermo Michel.

“El objetivo central es proteger a la industria nacional y cuidar los dólares de las reservas”, dijo Massa, al desbaratar el ingreso irregular de mercadería valuada en 5,6 millones de dólares, o más de 1600 millones de pesos al valor “blue” del mercado.

A pesar de que la Aduana “descubrió” estas maniobras, restará siempre una tarea puertas adentro para descubrir por qué, a pesar de años de trabajo conjunto con cámaras y asociaciones locales en el anticipo de información, se llegó a estas instancias y no se advirtió sobre las irregularidades antes de que toquen puerto argentino.

Desleal

Massa felicitó a la AFIP y la Aduana por otro de los operativos prácticamente cotidianos en búsqueda de desalentar la sobrefacturación de importaciones, subfacturación de exportaciones y toda maniobra irregular que erosione la base imponible o persiga la fuga de divisas.

“Vemos un montón de importaciones y artículos de contrabando escondidos en otros artículos. Nos acompaña la Cámara Argentina del Juguete, la gente que trabaja en óptica, la CGERA. Necesitamos cuidar los dólares de los argentinos, proteger las reservas; darle confianza, fortaleza y credibilidad a nuestra moneda y que nuestra industria no tenga que competir con mercadería importada de manera desleal, con contrabando”, dijo Massa.

Máquinas para el minado de criptomonedas, picanas, gas pimienta, juguetes, medias, ópticas y cosméticos son apenas algunos de los productos encontrados y que ya obran como prueba en la denuncia presentada en la justicia.

Salud pública

“Estas acciones me generan orgullo porque protegen la industria nacional y ponen freno a la competencia desleal. La Aduana seguirá poniendo freno a todo aquello que atente contra la transparencia del comercio internacional”, destacó Michel, tras agregar que el tipo de productos que se intentaba ingresar no sólo atentaban contra el fisco, sino contra la salud de las personas debido a que violaban la intervención de terceros organismos que, justamente, deben aprobar su ingreso.

Castagneto agregó: “Para nosotros no hay sábados ni domingos: queremos una AFIP que trabaje en todos lados, con el esfuerzo conjunto de sus tres direcciones generales y el Ministerio de Economía. Se terminó el momento de los vivos”.

Otras presencias destacadas del operativo incluyeron a Luciano Galfione, presidente de la Fundación Pro Tejer; Emmanuel Poletto y Julián Benitez —presidente y gerente, respectivamente, de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete; Norberto Fermani, presidente de CADIOA (Cámara Argentina de Industrias Ópticas); Enrique Caride, Gustavo Giay y Nicolás Sarapura —presidente, vocal y vicepresidente, respectivamente, de la Asociación de la Lucha contra la Piratería; Marcelo Fernandez, presidente de Cgera, y Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA).