fbpx

En un comunicado conjunto, la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cerelaes (CEC), dejaron sentada su posición respecto de las exportaciones registradas la semana pasada, que dieron lugar a especulaciones respecto de un eventual conocimiento previo de que se impondrían retenciones, dato que habría motivado un mayor volumen de ventas.

“Ante versiones, comentarios e interpretaciones en torno de la registración de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE) realizadas la semana pasada, la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) anunciaron hoy que las empresas exportadoras, de manera individual, se presentarán voluntaria y espontáneamente ante todos los organismos de control competentes, con toda la documentación necesaria para acreditar que esas operaciones se hicieron en el marco de las normas vigentes”, destaca el comunicado de prensa de apenas dos párrafos.

“La documentación -continúa- que acredita la validez de las operaciones realizadas dentro del marco de la ley vigente se presentará ante la actual Secretaría de Agroindustria, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), la Oficina Anticorrupción, y estará disponible para cualquier otro organismo de supervisión y control del Estado”, advierten los industriales aceiteros y exportadores.

Distintos medios dieron cuenta de que entre el jueves y viernes de la semana pasada los exportadores declararon ventas por 2250 millones de dólares, por caso 8,5 millones de toneladas, en un contexto de “apuro” o “anticipación” ante los rumores que comenzaban por entonces a crecer en torno a nuevos derechos de exportación, tal como se comunicó ayer y se materializó hoy con el decreto 793/18.

Luego, el mismo viernes, el Gobierno cerró el registro donde los exportadores de cereales y oleaginosas deben asentar sus ventas al exterior, lo que se tomó, por un lado, como una confirmación de cambios inminentes y, por el otro, como una falta de coordinación, dado que se cerró