fbpx

Así como el acuerdo preliminar de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur le dedica un capítulo entero a las medidas sanitarias y fitosanitarias, también se encarga de estudiar de manera separada en un capítulo específico las barreras técnicas al comercio.

Sus objetivos principales son facilitar el comercio mediante la prevención, identificación y eliminación de barreras técnicas innecesarias al comercio, así como intensificar la cooperación técnica entre las Partes.

Asimismo, reafirman los derechos y obligaciones emergentes del Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio de la OMC, que incorporan como parte del capítulo.

Ámbito de aplicación

El acuerdo se aplicará a toda preparación, adopción y aplicación de normas, reglamentos técnicos y procedimientos de evaluación de conformidad con normas o reglamentos técnicos, que afecten al comercio de mercaderías entre las Partes.

Se prevén principios para cooperar conjuntamente en iniciativas para facilitar el comercio, ayudando a eliminar o evitar la creación de barreras técnicas, evaluando caso por caso.

Además, mediante un “Coordinador de barreras técnicas”, las Partes intercambiarán información sobre enfoques regulatorios y prácticas específicas, análisis por sector o grupo de productos, iniciativas para promover reglamentos técnicos o procedimientos de evaluación de conformidad de acuerdo a estándares internacionales, para evaluar la acreditación de la competencia de los organismos que evaluarán la conformidad, y considerar el reconocimiento mutuo o unilateral de los resultados de las evaluaciones de conformidad.

Comunicación

Mediante los mecanismos y plazos que las Partes establezcan, se comunicarán y contestarán las iniciativas específicas de facilitación de comercio, y el resultado se lo comunicarán al Coordinador del Capítulo que lo transmitirá al Comité del Acuerdo.

Ninguna medida de facilitación impedirá a las Partes a desviarse de sus propios procedimientos para preparar o adoptar reglamentos específicos, tomar medidas que impidan la aplicación de sus políticas públicas, o adoptar cualquier resultado regulatorio particular respetando plenamente el derecho de las Partes a regular.

De común acuerdo, las Partes facilitarán el acceso de los equipos técnicos para demostrar sus sistemas de evaluación de conformidad, a fin de aumentar la comprensión mutua.

Buenas prácticas

En materia de reglamentos técnicos, las Partes concuerdan en brindarle el mejor uso a las buenas prácticas regulatorias teniendo en consideración para la preparación, adopción y aplicación el OTC de la OMC. En particular:

  • La relevancia del uso de estándares internacionales como base para la elaboración de los reglamentos técnicos y la evaluación de conformidad de los mismos (salvo cuando aquéllos estándares no resulten apropiados o insuficientes para cumplir los objetivos propuestos con la medida, o cuando a requerimiento fundado de la otra Parte la aplicación de dichos estándares obstruyan al comercio).
  • Promover el desarrollo de los reglamentos técnicos a niveles regionales en orden a facilitar el desarrollo del comercio entre las Partes.
  • Otorgar un plazo no inferior a 6 meses para la implementación de los nuevos reglamentos técnicos.
  • Evaluar el impacto de los reglamentos técnicos en orden a los objetivos nacionales planeados al implementarlos.

En relación con las normas, las partes reafirman las obligaciones contraídas mediante el OTC de la OMC, en especial en ajustarse al Código de Buena Conducta de los organismos de elaboración.

Prevalecerán las normas desarrolladas por la ISO, IEC, ITU, Codex Alimentarius como estándares internacionales relevantes.

Estándares de terceros

Los estándares desarrollados por otras organizaciones se considerarán ajustados a parámetros internacionales cuando hayan sido desarrollados por organismos de normalización que hayan consensuado en el marco de la OMC, o bien cuando hayan sido desarrollados de acuerdo a los parámetros del Comité de Obstáculos Técnicos de la OMC.

Con miras a la armonización de las normas, los organismos de normalización tenderán a regionalizarse y regionalizar sus parámetros de normalización; de esta manera:

  • Se tenderá a participar en la preparación de normas internacionales por parte de los organismos internacionalmente relevantes de normalización.
  • Se cooperará con los organismos relevantes nacionales o regionales de normalización de la otra Parte en las actividades de normalización.
  • Se utilizarán estándares internacionales como base para el desarrollo de la normalización (salvo cuando no resulten apropiados o insuficientes para cumplir los objetivos propuestos con la medida, o por imposibilidad climática o tecnológica).
  • Se evitará la duplicidad de organismos de normalización
  • Se promoverá el desarrollo de normalización regional por sobre el nacional (cuando fuere posible).
  • Se revisarán los estándares nacionales o regionales no basados en criterios internacionales de normalización.
  • Se fomentará la cooperación bilateral con organismos de normalización de la otra Parte.

Intercambios

Finalmente, las Partes deberían intercambiar información sobre el uso de estándares, bases y soportes de reglamentos técnicos, realizar acuerdos de cooperación con la otra Parte en materia de normalización, e internacionalizar recíprocamente sus procesos de normalización.

En materia de “Procedimientos de acreditación y evaluación de conformidad con reglamentos técnicos y normas”, el capítulo también prevé que las Partes brindarán el mejor uso de las buenas prácticas regulatorias teniendo en consideración para la preparación, adopción y aplicación el AOTC de la OMC. En particular, a:

  • La relevancia de la utilización de estándares internacionales como base para la elaboración de los reglamentos técnicos y de los procedimientos de evaluación de conformidad de los mismos (salvo cuando no resulten apropiados o insuficientes para cumplir los objetivos, o cuando a requerimiento fundado de la otra parte la aplicación de dichos estándares obstruyan al comercio).
  • Promover el desarrollo a niveles regionales en orden a facilitar el desarrollo del comercio entre las partes.
  • Otorgar un plazo no inferior a 6 meses para la implementación.
  • Evaluar el impacto en orden a los objetivos nacionales planeados al implementarlos.
  • Tener especial consideración a las pymes.

Proporcionalidad

Asimismo, cada parte que requiera una evaluación de conformidad, deberá actuar de manera de proporcional al nivel del riesgo en protección; considerar en la regulación del proceso que la declaración de conformidad del proveedor se ajuste a las buenas prácticas de las regulaciones técnicas (Código de Buena Conducta), y explicar las razones por las cuales se requiere determinada conformidad para determinados productos, si fuera requerido por la otra parte.

Además, se prevé la posibilidad de que la parte requiera la evaluación de conformidad por un tercero. En tal caso se deberá:

  • Acreditar la calidad de los organismos elegidos para evaluar la conformidad mediante el mejor uso de los estándares internacionales (ejemplo, mecanismos de la Cooperación Internacional de Acreditación de Laboratorios -ILAC- y del Foro Internacional de Acreditación -IAF-).
  • Promover la unión a acuerdos internacionales para armonizar los procedimientos de evaluación.
  • Promover la designación de expertos por productos por parte de los organismos de aplicación.
  • Asegurar la independencia de los organismos de evaluación respecto de los fabricantes, exportadores, importadores o Partes interesadas.
  • Asegurar la ausencia de conflictos de intereses.
  • Publicar los organismos designados para evaluar la conformidad.

En ningún caso, los gobiernos quedarán imposibilitados de evaluar la conformidad de determinados productos, y en tales casos los costos serán proporcionales al servicio prestado.

Disposiciones generales

Por otra parte, se prevén disposiciones generales para los productos del Anexo.

En materia de transparencia, las Partes reafirman las obligaciones de transparencia previstas en el AOTC de la OMC en relación con la preparación, adopción y aplicación de normas, reglamentos técnicos y procedimientos de evaluación de conformidad con las normas y reglamentos técnicos; y en particular:

  • Cuando resulte menester tomar en cuenta las opiniones de las otras Partes.
  • Salvo circunstancias de urgencia, se deberá como mínimo 60 días hábiles para que la otra Parte comente por escrito sobre los reglamentos técnicos o procedimientos de evaluación de conformidad propuestos.
  • Cuando fuere posible, analizar las propuestas de la contraparte y expedirse en el mismo plazo, y extender el período para la entrada en vigencia de la medida a pedido de la otra parte
  • A requerimiento de la otra Parte, brindar información sobre la razonabilidad de la medida.
  • Asegurarse de que las medidas estén disponible on line para la otra Parte

Marcado y etiquetado

Se prevé un apartado específico relacionado con las medidas de marcado y etiquetado, que no rige para los productos medicinales (por ejemplo, la obligatoriedad de brindar información cuando sea relevante para los consumidores).

Se resalta el principio de la nación más favorecida al requerir la aprobación o certificación previa de la medida y de adoptarse un código único de identificación.

Las especificaciones en materia de lenguaje y simbología sólo podrán requerirse de no resultar engañoso o confuso para el país exportador y no se comprometan las reglas de transparencia del OTC de la OMC.

Resulta novedosa la posibilidad de que una Parte acepte que el etiquetado suplementario y las correcciones al etiquetado tengan lugar en los depósitos aduaneros u otras áreas designadas en el punto de importación como una alternativa al etiquetado en el país de origen.

Cooperación y asistencia

Las Partes promoverán la cooperación, las buenas prácticas, el fortalecimiento del desarrollo de las aptitudes técnicas y la infraestructura para la elaboración de las medidas y la cooperación científica.

Se prevé que cuando una Parte vea afectado su comercio, enviará consultas al Coordinador de este capítulo (designado por la otra Parte) identificando el problema, las previsiones del capítulo supuestamente transgredidas y las razones del pedido incluyendo las respuestas de la otra parte.

Se prevén 60 días para la respuesta, prorrogables por otro plazo igual (salvo requerimiento directo pedido en 60 días desde la medida si la discusión ya fue debatida en otro foro). Si no hubo discusión en los últimos 12 meses, la solicitud de información no puede rechazarse.

Tras el debate técnico, las Partes pueden concluir en la adopción conjunta de una medida de facilitación del comercio. Todo esto es sin perjuicio de lo previsto en el capítulo 20 del acuerdo, relativo a la solución de controversias.

Coordinadores

Se prevé que cada Parte nomine un coordinador de barreras técnicas al comercio, a fin de trabajar en la implementación de este capítulo, cuyas funciones serán monitorear y administrar el capítulo, comentando la cooperación y el intercambio de información.

Finalmente, el capítulo contiene un anexo, precisando definiciones sobre la seguridad eléctrica y equipos electrónicos, compatibilidad electromagnética, eficiencia energética para ciertos productos de la Unión Europea, y de restricciones del uso de ciertas sustancias peligrosas en equipos eléctricos y electrónicos.


El autor es abogado experto en derecho aduanero y del comercio internacional

Nota 1 de 6: Las medidas no arancelarias en el acuerdo con la Unión Europea

Nota 2 de 6: Cuáles son los distintos supuestos de restricciones al comercio contemplados

Nota 3 de 6: Las medidas sanitarias y fitosanitarias en el acuerdo UE-Mercosur

Próxima entrega: La transparencia, pilar fundamental del acuerdo entre el Mercosur y la UE.

Dejar un comentario