El Banco Mundial publicó su primer informe sobre las perspectivas económicas globales post pandemia del Covid-19, y el panorama es grave.

De acuerdo con su informe “Caída de las perspectivas de crecimiento a largo plazo: tendencias, expectativas y políticas”, la entidad financiera señaló que “casi todas las fuerzas económicas que impulsaron el progreso y la prosperidad en las últimas 3 décadas se están disipando”.

“Dentro de poco podríamos estar ante una década perdida para la economía mundial”, advirtió el economista en jefe y vicepresidente senior de Economía del Desarrollo del Banco Mundial, Indermit Gill.

El informe presenta la primera evaluación integral de las posibles tasas de crecimiento de la producción a largo plazo tras la pandemia y la invasión rusa a Ucrania, a las que denominan “límite de velocidad” de la economía mundial.

El nivel más bajo en 30 años

Dicho “límite de velocidad” -es decir, la tasa máxima a largo plazo a la que se puede crecer sin provocar inflación- caerá al nivel más bajo de los últimos 30 años.

“Se espera que entre 2022 y 2030 el crecimiento potencial promedio del producto interno bruto (PIB) mundial disminuya aproximadamente un tercio respecto de la tasa observada en la primera década de este siglo y se ubique en torno al 2,2 % anual. En el caso de las economías en desarrollo, la disminución también será pronunciada: del 6 % al año entre 2000 y 2010 al 4 % anual durante el resto de esta década. Estas caídas serían mucho más marcadas en caso de producirse una crisis financiera mundial o una recesión”, explica el trabajo.

Gill manifestó que “la actual caída del crecimiento potencial puede tener grandes repercusiones en la capacidad del mundo para abordar la creciente variedad de desafíos específicos de nuestro tiempo: la pobreza persistente, los ingresos divergentes y el cambio climático. Pero esta disminución es reversible. El límite de velocidad de la economía mundial puede elevarse mediante políticas que incentiven el trabajo, aumenten la productividad y aceleren la inversión”.

Políticas sostenibles

En el análisis se muestra que el crecimiento potencial del PIB puede incrementarse hasta 0,7 puntos porcentuales —y alcanzar una tasa media anual del 2,9 %— si los países adoptan políticas sostenibles y orientadas al crecimiento. De este modo, la desaceleración prevista se traduciría en una aceleración del crecimiento potencial del PIB mundial.

“Las generaciones futuras merecen que formulemos políticas destinadas a promover un crecimiento sólido, sostenible e inclusivo”, dijo Ayhan Kose, uno de los autores principales del informe y director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial. 

“Para reactivar el crecimiento, hoy se debe hacer un esfuerzo colectivo y audaz en materia de políticas. A nivel nacional, cada economía en desarrollo deberá repetir su mejor historial de los últimos 10 años en una variedad de políticas. A nivel internacional, la respuesta normativa implica una cooperación global más sólida y un impulso renovado para movilizar capital privado”, agregó.

Reducir los costos del comercio

A propósito de las medidas de políticas públicas específicas, además de “alinear los marcos monetario, fiscal y financiero”, por un lado, y propender a un “aumento de la inversión”, el trabajo subraya la necesidad de “reducir los costos del comercio”.

“Estos costos están asociados con el transporte, la logística y las regulaciones, y duplican los costos de los bienes que se comercian internacionalmente en la actualidad. Los países con los costos más altos de transporte y logística podrían reducir sus gastos a la mitad si adoptaran la facilitación del comercio y otras prácticas de los países con los costos más bajos en esos sectores. Además, los costos del comercio pueden reducirse de maneras beneficiosas para el clima, por ejemplo, eliminando el actual sesgo hacia los bienes producidos con un alto nivel de emisiones de carbono que se observa en los aranceles de muchos países y eliminando las restricciones al acceso a bienes y servicios inocuos para el medio ambiente”, explicaron.


Imagen de portada: Wolfgang Eckert de Pixabay