fbpx

La Comisión Directiva de la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra) emitió un comunicado taxativo en sus argumentos que suena a respuesta a planteos que se están elevando en el ámbito del Puerto Buenos Aires.

La situación se circunscribe al ámbito de los trabajadores de la terminal 5, concesionada a Bactssa, cuyo contrato vence el 15 de mayo.

La operadora intentó en sede administrativa y judicial plantear una extensión de 1 año a su contrato para poder continuar a la par de las otras dos terminales del Puerto Buenos Aires, Terminales Río de la Plata y Terminal 4. No obstante, tanto la Administración General de Puertos (AGP) como la Justicia rechazaron esa posibilidad.

La alternativa que planteó el Gobierno fue lograr un acuerdo para que los trabajadores de la terminal 5 pasaran a desempeñar funciones en las otras dos terminales.

Las empresas estuvieron de acuerdo, y los sindicatos, agrupados en Fempinra, también firmaron el acta, a fines de 2020.

Pasos que siguen

Los pasos a seguir incluirían el listado de trabajadores que pasarían a una y otra terminal, y los exámenes preocupacionales para ingresar a planta. No obstante, la concesión de Bactssa exige que indemnice a todos sus empleados con la finalización del contrato, paso que todavía no se habría dado.

En tanto, los trabajadores de Bactssa, tanto los que están bajo convenio como los jerarquizados, hicieron sus propias presentaciones en la Justicia manifestando su voluntad de seguir trabajando en el puerto, más precisamente, en Bactssa.

Al frente del reclamo se ubica Daniel Amarante, secretario adjunto del Sindicato de Guincheros, cuyos planteos derivaron en un enfrentamiento con el titular del gremio, Roberto Coria.

Se presume un desacuerdo entre las bases y el cuerpo de delegados de Bactssa, con lo que firmaron sus representantes de la Fempinra. Días atrás, realizaron un paro de actividades para reafirmar su postura, donde advirtieron que el traspaso a otras terminales llevaría a una situación de “precarización” laboral, el desconocimiento de la antigüedad y el riesgo del pase a planta permanente para todos los trabajadores. También incluyeron una crítica al convenio colectivo de trabajo 441/06 y advierten un regreso solapado a las condiciones de “la década del 90”, motivo de la respuesta de Fempinra.

Carácter permanente

“Desde la celebración del CCT 441/06 entre la Fempinra y la entonces Cámara de Concesionarios de Terminales de Contenedores del Puerto Buenos Aires, todas las contrataciones del personal operativo representado por las entidades gremiales son de carácter permanente. Algunas de ellas de carácter continuo (personal que tiene asignada una garantía mensual) y otras de carácter discontinuo (que tienen asignada una garantía salarial de 18 jornales”, explica la nota titulada “Memoria para sostener el camino y la lucha recorrida: a propósito de la desregulación portuaria en los 90 y el CCT 441/06”.

Fempinra subrayó que las negociaciones que dieron origen al convenio se motivaron en “desterrar los nocivos efectos provocados por la modalidad de trabajo eventual en el Puerto Buenos Aires”.

Como ejemplo, recordaron que los empleadores “daban de alta y finalizaban las contrataciones en un mismo mes, liquidando vacaciones y aguinaldo por ese corto período”, práctica que mantenían hasta que “el trabajador se encontrara en condiciones de jubilares”.

“Se trataba de una changa mal paga, no de una profesión que movilizaba el comercio exterior del país”, ilustró la Fempinra.

Cuatro aspectos

Para contrarrestar la situación, explicaron que la organización sindical negociaron sobre la base de cuatro aspectos:

  1. “Garantizar el respeto irrestricto de todos los derechos derivados de la antigüedad de todos los trabajadores, sin distinción.
  2. Garantizar el pago del salario pese a la discontinuidad de la prestación laboral y el cumplimiento de la totalidad de las obligaciones que del contrato permanente se derivan.
  3. Asegurar la continuidad de la fuente laboral, acordando la prohibición de despidos en forma injustificada.
  4. Asegurar el goce del beneficio jubilatorio en las condiciones que fueron previstas por el régimen particular de cada sindicato.

“Eso se logró con el CCT 441/06 que muchos hoy critican cuando ni siquiera lo han leído en el contexto que se dio”, sostuvo Fempinra, tras agregar que “la lucha no empieza cuando algunos sectores aparecen en escena”.

“Sostener que el CCT 441/06 precarizó el trabajo portuario es de una ignorancia y falta de sustento histórico que no se puede admitir”, subrayaron.

“Nunca esta entidad sindical –concluyeron– ha propiciado el pase de trabajadores en condiciones de precarización, por el contrario, los hechos y la historia lo demuestran”.