fbpx

El autotransporte de cargas se encuentra paralizado en un 70% y registró un incremento de los costos de la actividad del 1,7% durante abril.

De acuerdo con su informe mensual, el Departamento de Estudios Económicos y Costos de Fadeeac, el sector sufrió alzas de costos –relevados al menos 11 rubros– en medio de una crisis agravada por la pandemia.

“Hoy tenemos empresas de transporte de Jujuy hasta Tierra del Fuego que están trabajando a pérdida. Otras empresas, como las que están en las zonas petroleras, tienen los camiones totalmente parados. Nuestra preocupación aumenta día a día”, sostuvo el presidente de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac).

Con la variación de abril, el primer cuatrimestre del año cierra con una inflación de costos acumulada del 7,6%, impulsada sobre todo por los aumentos del 3,5% de febrero y 2,1% de enero.

Rubros

Según el relevamiento, en abril se destacó “un nuevo aumento del costo laboral”, que surge del “segundo tramo del convenio firmado en febrero, con su impacto directo en personal –conducción (6,3%)– y en los rubros relacionados: reparaciones (3,1%) y gastos generales (2,8%)”.

En tanto, se observó un leve descenso del combustible (-0,04%), en tanto que se destaca la nueva e importante baja del costo financiero (-22,4%). Este último factor es consecuencia de las bajas tasas de interés, como medida anticíclica, para recomponer una muy deteriorada cadena de pagos.

Por el lado del costo de los equipos, neumáticos sobresale con un aumento de 5,2%, al tiempo que material rodante sube 1,54%. El resto de los rubros (lubricante, seguros, peajes, patentes y tasas), no ha sufrido modificaciones en relación a marzo de 2020.

“Si bien en abril el gasoil disminuyó ligeramente (0,04%), con la desregulación del mercado de hidrocarburos a partir del 1 octubre de 2017, la suba acumulada de gasoil sobrepasa el 190%. Estos aumentos nominales y relativos del combustible, insumo esencial del sector, afectan fuertemente la estructura de costos, restando competitividad y atentando contra la baja de la inflación”, advierten desde Fadeeac.

La entidad sostiene que sería posible una disminución en un 30% en los precios de los combustibles, dada la baja del valor internacional del petróleo. “En efecto, esta política ya se efectivizó en enero de 2015 cuando el combustible disminuyó en torno a 5% sus precios en el mercado interno, a partir de una reforma implementada por el gobierno en las alícuotas de las retenciones a las exportaciones, que les permitía cobrar más a las petroleras por sus ventas al exterior”, explicaron.

“No parece acertado pagar un precio exorbitante de gasoil mientras el sector atraviesa una profunda crisis que tiene al 70% del transporte parado, el resto trabajando a pérdida, con la cadena de pagos cortada y con serias dificultades para terminar de pagar los sueldos de abril. El empresario del transporte es principalmente pyme, que son los más golpeados en esta crisis”, aseguró Martín Borbea Antelo, secretario general de Fadeeac.